Cadena perpetua por “genocidio” para dos dirigentes de los jemeres rojos aún vivos

Los dos dirigentes de mayor rango de los jemeres rojos aún vivos fueron condenados este viernes en Camboya a cadena perpetua por “genocidio”, un calificativo retenido por primera vez por el tribunal internacional 40 años después de la caída del régimen que dejó unos dos millones de muertos.

El ideólogo del régimen, Nuon Chea, de 92 años, “realizó una contribución significativa a la comisión de crímenes”, “tenía el poder de decisión último” con Pol Pot, señaló el juez Nil Nonn. Por su parte, Khieu Samphan, de 87 años, jefe del Estado “Kampuchea Democrática”, era “el rostro” del movimiento ultramaoísta.

Los dos acusados apelarán la sentencia, según informaron los abogados.

Ambos habían sido condenados ya a perpetuidad en 2014 por “crímenes de lesa humanidad” por el tribunal auspiciado por la ONU para Camboya, una pena confirmada en apelación en 2016.

Escondido tras sus habituales gafas negras, Nuon Chea escuchó el veredicto desde una celda especialmente acondicionada en el tribunal, debido a su débil estado de salud. Khieu Samphan estaba en la sala.

También estaban presentes varios cientos de personas, incluidos miembros de la minoría musulmana cham y monjes budistas. “Los jemeres rojos asesinaron casi a 50 familiares míos. Es un sufrimiento”, declaró a la AFP Math Sos, un musulmán cham de 75 años.

Durante este segundo juicio, que probablemente será el último contra exmiembros del régimen de los jemeres rojos, un centenar de testigos declararon para denunciar decapitaciones, violaciones, matrimonios forzados y canibalismo.

Los dos acusados negaron las atrocidades.

AFP / GAL ROMA, Laurence CHUNuon Chea y Khieu Samphan, los dos dirigentes de mayor rango aún vivos de los jemeres rojos, fueron condenados este viernes a cadena perpetua por “genocidio” 

El primer ministro camboyano, Hun Sen, quien también ocupó un alto cargo entre los jemeres rojos, ha pedido en varias ocasiones que no se envíe a ningún otro sospechoso ante el tribunal por los atropellos a gran escala cometidos entre 1975 y 1979, considerando que eso podría provocar agitación en el reino.

Nuon Chea y Khieu Samphan comparecen desde 2011 ante esta jurisdicción. Pero para intentar acelerar el procedimiento, a la vista de la envergadura de los cargos, los debates se dividieron en varios juicios.

La pena a cadena perpetua del primer juicio, por “crímenes de lesa humanidad”, y de este segundo, centrado en acusaciones de “genocidio”, se fusionaron.

– “Genocidio” –

Es la primera vez que el tribunal internacional retiene el calificativo de “genocidio” relativo a las acciones contra vietnamitas, miembros de la comunidad musulmana cham y otras minorías religiosas.

Extraordinary Chambers in the Courts of Cambodia/AFP / NHET SOK HENGEl exlíder de los jemeres rojos Khieu Samphan (D), junto a su abogado, en una audiencia en la Cámara Extraordinaria de las Cortes de Camboya (ECCC), en Phnom Penh, el 16 de noviembre de 2018

La cámara dictaminó que “se cometieron crímenes de genocidio”, subrayó Nil Nonn. El objetivo era “establecer una sociedad atea y homogénea suprimiendo todas las diferencias étnicas, nacionales, religiosas, raciales, de clase y culturales”, señaló.

El calificativo no se refiere a las masacres de jemeres por jemeres, por más que fueran masivas, ya que Naciones Unidas no las considera genocidio.

Entre 100.000 y 500.000 chams, de un total de 700.000, fueron asesinados entre 1975 y 1979 por el régimen de Pol Pot.

Para Youk Chhang, jefe del Centro de Documentación de Camboya, un organismo de investigación que proporcionó numerosas pruebas al tribunal, este veredicto “podría ayudar a cerrar un horrible capítulo de la historia camboyana”.

Este veredicto tendrá “un peso muy importante para Camboya, la justicia penal internacional y los anales de la Historia”, declaró por su parte David Scheffer, experto durante el proceso para el secretario general de la ONU.

Para los observadores, el veredicto es criticable.

“Lo que es lamentable es que otros cuadros de los jemeres rojos bajo investigación (…) probablemente nunca serán llevados ante la justicia debido a la intransigencia del primer ministro Hun Sen”, lamentó Phil Roberton, director de Human Rights Watch para la región asiática.

AFP / A.Leung, al/abm/Localización de la prisiones y de los lugares de ejecución masiva de los jemeres rojos en Camboya

“El mundo esperó este momento durante demasiado tiempo. Décadas después de los crímenes y trece años después de su creación, el tribunal debería haberlo hecho mucho mejor”, criticó por su parte Amnistía Internacional.

Cuando se abrió el juicio, en junio de 2011, en el banquillo de los acusados se sentaban cuatro antiguos responsables. La ministra de Asuntos Sociales del régimen, Ieng Thirith, fue liberada en 2012 debido a su demencia. Su marido, Ieng Sary, exministro de Relaciones Exteriores, murió en 2013, con 87 años.

El tribunal condenó también a Kaing Guek Eav, conocido como “Duch”, antiguo jefe de la prisión Phnom Penh S-21, donde fueron torturadas 15.000 personas. Fue condenado a cadena perpetua en apelación en 2012.

Pol Pot, el líder de los jemeres, murió en 1998 a los 73 años sin haber sido juzgado.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.