“Chicas del Ajo”: técnicos hunden equipo curling surcoreano

Las “Chicas del Ajo”, el popular equipo de curling femenino de Corea del Sur que ganó la plata en los últimos JJOO de Invierno, acusaron el jueves a sus entrenadores de echar a perder el equipo por su trato abusivo en una disputa que ha empañado una de las grandes historias del deporte este año.

Las denuncias de las mujeres, si se confirman, sugieren una historia familiar de abuso, corrupción y nepotismo que suele ser habitual en la jerárquica élite deportiva surcoreana. Los hombres suelen dirigir la escena deportiva en el país, y aunque la entrenadora jefa del equipo es una mujer, los varones de su familia, incluyendo su padre, una antigua figura del curling, juegan un importante papel en las acusaciones de abuso de las deportistas.

“No podemos seguir trabajando con un equipo de entrenadores que está intentando dividir al equipo”, declaró Kim Seon-yeong en una conferencia de prensa en Seúl. Las jugadoras acusaron al cuerpo técnico de faltar a las prácticas, de retener el dinero de los premios y tratar de forzar la salida de una componente casada del grupo.

“Necesitamos unos entrenadores que puedan entrenarnos y guiarnos propiamente. Queremos continuar con nuestras carreras en el curling y apuntar a objetivos más grandes en los Juegos Olímpicos de Beijing”, agregó Kim.

El Ministerio de Deportes surcoreano y el Comité Olímpico Nacional anunciaron en la víspera una investigación conjunta sobre las acusaciones, que se hicieron públicas luego de que las deportistas enviaron una carta con sus quejas a las autoridades deportivas la semana pasada.

Las cinco componentes del equipo de curling se convirtieron en una sensación de la noche a la mañana tras ganar una inesperada presea de plata en los JJOO de Pyeongchang, Corea del Sur, el pasado febrero. Cautivaron a un país que apenas conocía el deporte antes y se convirtieron en las caras más solicitadas para comerciales. Su apodo es un guiño a los famosos ajos que se producen en su localidad natal, Uiseong, en el sur del país, donde se conocieron y comenzaron a jugar juntas cuando eran adolescentes.

En su carta, Kim Eun-jung, Kim Seon-yeong, Kim Cho-hee y las hermanas Kim Yeong-ae y Kim Yeong-mi acusaron al exvicepresidente de la Federación Coreana de Curling, Kim Kyung-doo, de abusos verbales y a los técnicos que dar órdenes irracionales y de someter sus vidas a un control excesivo.

En su comparecencia ante los medios el jueves, las deportistas dijeron que los entrenadores les decían qué contar en las entrevistas y monitoreaban sus vidas privadas más allá de las prácticas, regañándolas si se veían con miembros de equipos riales. Las cartas y regalos enviados por sus seguidores “ya estaban abiertas” antes de llegar a ellas, apuntó Kim Seon-yeong.

Las deportistas denunciaron además que los entrenadores retuvieron el dinero de los premios e intentaron apartar a la capitana, Kim Eun-jung, tras conocer sus planes para iniciar una familia con su esposo. Los técnicos también trataron de sacar a Kim Cho-hee del grupo antes de los Juegos para que su jefa, Kim Min-jung, participase en las pruebas. Además, dijeron que tuvieron que soportar una charla de Kim Kyung-doo tras decantarse por su compañera.

Kim Kyung-doo y su familia tenían un amplio control sobre el equipo con su hija, Kim Min-jung, como entrenadora en jefe y su yerno, Jang Ban-seok, como técnico de los dobles mixtos. Las deportistas organizaron la conferencia de prensa luego de que los técnicos negaron públicamente las acusaciones.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.