Cómo conseguir entrenar decentemente en el gimnasio cutre de un hotel

Algunos hoteles lo intentan más que otros, pero ninguno de estos “gimnasios” puede rivalizar con un gimnasio de verdad. Tienes tu cinta de correr, tu elíptica y quizás, algunas pesas. Cualquier cosa más allá de esto es un extraño bonus. Aquí tienes algunos consejos para conseguir un entrenamiento decente con lo que hay a tu disposición.

Sé consciente de tus opciones

Puede que ni siquiera te merezca quedarte con lo que hay. Pregunta por una piscina, medita salir a correr por las calles locales y asegúrate de verificar si el hotel tiene ofertas en alguno de los gimnasios cercanos, a veces los huéspedes obtienen un descuento o un pase gratuito.

Sobrevive a las máquinas de cardio

Si te encantan las cintas de correr, probablemente ya hayas dejado de leer. Por tanto, para el resto de nosotros, hay dos maneras de pasar media hora en una máquina de cardio sin volvernos locos de remate.

Una es transportar tu mente a otro lugar. Ponte una película en tu teléfono, o mejor aún, en tu tablet. Intenta olvidar que estás en una máquina elíptica en vez de en tu sofá.

La otra es dividir el entrenamiento en segmentos demasiado cortos como para aburrirte. Algunas opciones:

  • En una cinta de correr, me gusta alternar entre dos pasos: uno de ritmo alto (un poco más rápido de lo que normalmente corro), y uno más suave (lo más deprisa que puedo caminar). Dos minutos de ritmo alto, un minuto de caminata, y tendrás de promedio el mismo ritmo que una carrera fácil.
  • Haz la carrera guiada llamada “Corre rápido. Repite” de la aplicación Nike Running Club. Son intervalos de 30 segundos con 60 segundos de descanso, durante 40 minutos seguidos. Un simpático entrenador te animará durante todo el camino.
  • Para otras máquinas de cardio, me gusta la aplicación Classpass Go (gratuita en iOS y Android, no requiere suscripción). Hay entrenamientos guiados para máquinas elípticas, ciclismo indoor y remo.

Levanta esas pesas pequeñitas

Si tienes pesas, puedes hacer un entrenamiento con ellas, aunque sean más pequeñas de las que usas normalmente. Un millón de repeticiones con pesos pequeños puede ser tan efectivo para aumentar la fuerza como hacer menos repeticiones con pesos más grandes.

Bodyweight fitness es otra opción (que puedes hacer en tu habitación de hotel, si no hay un gimnasio disponible). ¿No estás seguro por dónde empezar? La última vez que estuve en el gimnasio de un hotel, hice uno de los entrenamientos que encontré allí. Tenía a mi disposición un banco y mancuernas de hasta 12 kilos. Esto es lo que hice:

  • Zancadas (con mi pie trasero encima del banco), 3 series de 8 repeticiones.
  • Press de banca con las pesas más grandes que tenían, 3 series de más de 8 repeticiones. (Si no hay un banco, puedes apoyar tu espalda en una pelota de Pilates o simplemente tumbarte en el suelo).
  • Remo arrodillado con una mano, con un brazo y una rodilla apoyados en el banco y tu espalda paralela al suelo, 3 series de 8 repeticiones
  • Elevación lateral con mancuernas, 3 series de 10 repeticiones
  • Levantamiento de tobillos, 2 series de 15 repeticiones (Con pesas agarradas o sin peso con un pie cada vez)
  • Extensión de tríceps, 2 series de 10 repeticiones.

Lleva contigo accesorios

No hay ninguna ley que indique que debes limitarte a lo que hay en el gimnasio. Lleva contigo unas bandas elásticas o uno de esos sistemas de TRX que puedes colgar del marco de una puerta. Utilízalos en el gimnasio o ejercítate en tu habitación. Seguro que si haces esto compensas lo que luego te comas en el desayuno del hotel.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.