El final de The Haunting of Hill House iba a ser diferente y mucho más aterrador

The Haunting of Hill House es una de las mejores series de los últimos años, tanto de terror como en general. La producción de Netflix ha sido aplaudida tanto por críticos como por fans, pero su final originalmente iba a tener un detalle muy importante que lo cambiaría todo, e iba a ser mucho más aterrador.

Aviso: a continuación encontrarás spoilers del final de la serie. Si no la has visto, lee bajo tu propio riesgo. Además, si no la has visto, hazlo.

The Haunting of Hill House es una de las mayores sorpresas del año, muchos jamás imaginaron que una serie de terror podía tener tanto drama, tensión y un guión tan bueno (incluyéndome), especialmente tratándose de una historia que se basa en una novela que ya ha sido adaptada varias veces al cine.

En la serie vemos como una familia está a punto de ser consumida por una casa embrujada, pero la mayoría logra escapar. Sin embargo, la vida de cada uno de ellos quedó marcada por su infancia y la trágica pérdida de su madre, y este dolor y trauma es usado por la casa para atraerlos e intentar “devorarlos” a todos.

El final de la serie nos explica muchas cosas de la trama, con la excepción de algo muy importante: el origen del “encantamiento” o la maldición de la casa, quizás eso queda para otra temporada. Sin embargo, conocemos qué hay detrás de la famosa puerta roja y como todos, con la excepción del padre y sin darse cuenta, ya habían entrado a la habitación más maligna de la casa.

Cuando Nell revela que las salas de juego, la sala de lectura, la casa del árbol y la sala de baile eran diferentes versiones disfrazadas de la llamada “habitación roja”, es uno de los momentos más impactantes del final de la temporada. La pista siempre estuvo allí: la ventana rectangular de la habitación, y una vez conocemos esta verdad recordamos que la serie nos dio varias pistas en algunos momentos (como cuando Hugh le dice a Steven en el auto que nunca construyó una cada en el árbol).

Originalmente, el final de la serie se conectaba con este momento. Al final de todo, cuando Luke está rodeado de su familia celebrando su segundo año de sobriedad, había un detalle muy importante: al fondo de la habitación, se veía la misma ventana rectangular. Era un final mucho más terrorífico y deprimente porque revelaba que nunca salieron de la casa. Todo fue una ilusión y seguían allí atrapados.

Mike Flanagan, creador de la serie, reveló en una entrevista que al final de la producción decidió cambiar ese detalle y darle un final feliz a la historia:

“Algo que puedo decir es que originalmente queríamos incluir la ventana de la habitación roja, esa extraña ventana vertical, en el fondo de la toma, pero al final decidimos no hacerlo. Era demasiado cruel. […] De todas formas, han habido muchas discusiones de si lo que vemos en esta escena es real, y sí, es absolutamente real”.

Es decir, la escena final no es ninguna ilusión. La familia Crain logró escapar de la casa Hill, eso sí, según Flanagan la segunda temporada de la serie tomará otro curso, no se centrará en la misma familia. “La historia de los Crain ya está contada”, dijo.

¿Qué opinas? ¿Hubiese sido mejor un final más triste y deprimente, o el que tuvo la temporada? [Thrillist / Entertainment Weekly vía /Film]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.