El inesperado encuentro cara a cara de unos turistas con un oso salvaje

Pese a su naturaleza agresiva, un oso pardo se portó de manera tierna con unos turistas en la isla rusa de Iturup para que le regalaran unos dulces.

Las imágenes muestran cómo el oso mete su cara por la ventanilla abierta de un automóvil para que el conductor del vehículo le de galletas. Después de que el animal devorara dos de ellas, los hombres le dicen que los dulces se han acabado.

“Se acabaron las galleticas. ¡Chau, osito! Que tengas un buen día”, dice una de las personas en el vehículo.

El oso sigue mirando a los turistas y esperando más galletas, pero al ver que ya no hay más, deja pasar a los turistas.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.