El Netflix de videojuegos ya llegó y ni nos dimos cuenta

Llevamos años pensando en la idea de un “Netflix de los videojuegos”, una plataforma que, por un pago mensual, nos permita acceder a todos los juegos que queramos en cualquier plataforma, sea una consola o un teléfono. Pareciera que no nos dimos cuenta que el Netflix de los videojuegos existe y funciona, aunque todavía no está listo para ofrecernos todo lo que esperamos de él.

Hoy en día existen varios servicios que, pagando una suscripción, ofrecen la posibilidad de acceder a catálogos con cientos de juegos en las dos consolas mas fuertes en el mercado actual: Xbox One y PlayStation One. Dos de ellas son Xbox Game Pass y PlayStation Now, y tras uno y cuatro años de sus lanzamientos, respectivamente, todavía no han tenido tanto impacto en el mercado como merecen, especialmente por lo bien que funcionan.

Tanto Xbox Game Pass como PlayStation Now ofrecen un lote de juegos por un pequeño pago mensual. El servicio de Xbox tiene apenas poco más de un año en el mercado, y ha mantenido la misma propuesta: la posibilidad de descargar juegos y acceder a ellos cuando quieras, sin necesidad de internet. PS Now, en cambio, nació como una plataforma de juegos en streaming, con todos los retos tecnológicos que eso conlleva. Afortunadamente, los de Sony ahora también permiten descargar los juegos, por lo que se convirtieron de un rival digno del hasta entonces superior Xbox Game Pass.

Imagen: MaxPixel.

Hoy en día parece que el mercado de los videojuegos apunta al streaming en el futuro, pero aún y cuando se haga realidad, todavía falta mucho tiempo para que esté listo, según me comentó Bernardo Camacho, gerente de Xbox para Latam Growth Markets, cuando conversé con él durante la edición de 2018 de la Argentina Game Show. Sin embargo, no dejó de mencionar lo revolucionario que tanto él como su compañía consideran a Game Pass. Más allá del autobombo, creo que tiene toda la razón. Porque, después de todo, para el consumidor no es lo mismo comprar 10 juegos pagando 60 dólares por cada uno, que pagar 10 dólares mensuales por acceder a cualquiera de ellos.

El mayor reto de estas plataformas es el catálogo. Después de todo, la venta de juegos supone una gran parte de los ingresos de compañías como Xbox y PlayStation, pero en el caso de los desarrolladores es aún más importante. Convencer a las compañías encargadas de crear juegos de que ya no necesitan venderlos sino ofrecerlos mediante una suscripción es, quizás, el mayor reto para estas compañías. Pero en el caso del consumidor, no dejo de ver beneficios en estas propuestas. En Xbox parece que también lo ven así. Según Bernardo:

“Game Pass… siento que es una revolución en la industria, porque plantea el negocio de una manera completamente diferente, haciendo que los jugadores piensen algo como ‘ya no voy a ser dueño de un juego sino que voy a tener una suscripción que me abre las puertas a una gran cantidad de contenido’. Eso hace que tengamos a muchos más jugadores probando muchos más juegos y disfrutando la consola. Significa que tienes más opciones, más entretenimiento a un bajo costo”.

A simple vista, esta clase de servicios ofrece el acceso a más juegos por un menor precio. Sí, los juegos “no son tuyos”, pero mientras puedas jugarlos, ¿qué importa? Esto puede sonar un sacrilegio a los más puristas, los amantes de coleccionar los juegos con sus cajitas, o para cualquiera que acostumbre a comprar un juego y luego deshacerse de él en el mercado de segunda mano, o prestarlo a algún amigo, pero la realidad es que cada vez consumimos más contenido en formato digital. Hace unos 10 años o poco más considerábamos impensable pagar por música de otra forma que no fuera en un CD original; hoy, en cambio, ya casi ni siquiera compramos los álbumes en formato digital, en mayor parte consumimos la música mediante streaming, lo que nos ha llevado a descubrir nuevos artistas y expandir nuestros gustos con mayor facilidad.

Justamente de eso también me habló Bernardo. Decir que cientos de juegos en estos servicios me hizo recordar a Netflix y la incontable cantidad de tiempo que he perdido paseándome por el catálogo sin decidir qué voy a ver. Esto puede pasar en servicios como Game Pass y PS Now, pero el jefe latino de Xbox asegura que esto también permite que le des oportunidad a juegos que, de otro modo, no te habrías arriesgado a probar.

“Por ejemplo, imagina que yo soy un fanático de los shooters, pero en Game Pass tengo disponible algo como Forza Horizon 4. Quizás lo pruebo y me gusta, sin gastar más dinero”, comentó. “Es algo que quizás ni siquiera hubiese comprado, y terminé descubriendo que me encanta”. Dicho de otro modo, no es lo mismo comprar un juego que llamó tu atención pagando 60 dólares, corriendo el riesgo de que no te guste, a simplemente tenerlo ahí a la mano y sencillamente probarlo. Ese es otro beneficio en el que ni siquiera había pensado.

Por supuesto, el hecho de que estos servicios incluyan “cientos de juegos” nos hace pensar que están llenos de títulos antiguos, que nadie ni se acordaba que existen, y aunque indudablemente los hay, el fuerte de estas plataformas es ofrecer juegos nuevos, en el caso de Game Pass, incluso juegos el día de su lanzamiento. En el caso de PS Now, ofrece unos 600 títulos y poco a poco van ampliando el catálogo de juegos modernos.

Atacando la piratería en Latinoamérica

En el caso del mercado de Latinoamérica, esta clase de servicio ataca uno de los mayores problemas de la región para la industria: la piratería. En los días de PS3 y Xbox 360 la piratería era ridículamente alta en el continente. Hoy en día, aunque continúa con fuerza en PC, en el casos de PS4 y Xbox One se ha hecho más difícil. El problema para los latinos, como consumidores, es que en la región los juegos suelen tener precios muy altos, de entre 40% y 80% mas que en Estados Unidos, incluso cuando el poder adquisitivo es mucho menor (en España el precio de los juegos también es más alto, pasando de los 60 dólares estadounidenses a 70 euros como estándar).

Según Bernardo, Latinoamérica es la región con el crecimiento más rápido de Game Pass, y en gran parte se debe a su precio en la región, el cual puede ser incluso inferior al precio en Estados Unidos (por ejemplo, en Chile tiene un costo mensual de 6.990 pesos, que equivale a los mismos 10 dólares, pero en Argentina cuesta 239 pesos, menos de 7 dólares).

Tanto Game Pass como PS Now tienen sus propias ventajas. El servicio de Xbox incluye los juegos propios de la compañía (Halo, Forza, etc) desde el día de su lanzamiento, mientras que Now tarda más en añadir los juegos más nuevos. Por otro lado, el catálogo de Game Pass a veces pierde algunos juegos al actualizar su catálogo, cosa que no pasa en PS Now. En cuanto a regiones, el servicio de Xbox está disponible en Latinoamérica de manera oficial (en Chile, Argentina, México, Brasil y Colombia), mientras que PS Now todavía no ha llegado al territorio, ni tampoco a España, aunque .

La idea de un “Netflix de los videojuegos” trae consigo los mismos problemas o retos que sufre el Netflix tradicional. No es posible unificar todo el contenido en una sola plataforma o servicio. Diferentes compañías tienen diferentes juegos, por lo que si quieres jugarlo todo dependerá de que tengas las distintas consolas (con la excepción del PC, dado que los servicios están disponibles en ambas) y que pagues los distintos servicios. En el futuro, sin embargo, podría ser posible acceder a todos los servicios desde el mismo dispositivo, sea una PC, un teléfono o una tablet.

Porque hacia allá va la industria. Bernardo dice que en Microsoft están claros cuál es su apuesta para el futuro, y confían mucho en ella. “Por esta razón revelamos lo que estamos trabajando para los próximos 5 o 10 años, ideas como el xCloud Project, un servicio de streaming para que la gente disfrute de las franquicias de Xbox en cualquier dispositivo, incluso en un celular”, dijo. “Hoy en día la tecnología para lograrlo no está lista, pero estamos trabajando en ello”.

Y otros también. PS Now es el intento de Sony para lograrlo y Google tiene su Project Stream. La base de estos sistemas ya existe, pero la tecnología no está lista para que funcionen como deberían de funcionar. Lo que no creo es que tarden una década en lograrlo. Personalmente, pienso que a mitad de la próxima generación de consolas (las sucesoras de Xbox One y PS4), veremos a más de una compañía, incluyendo las mismas Microsoft y Sony, aventurarse con productos finales de streaming de videojuegos, como alternativa a las consolas y la manera de jugar más tradicional.

¿Reemplazarán estos servicios algún día a las consolas? Quizás, pero no será pronto, y depende tanto de las compañías de desarrollo como de los jugadores, según el último comentario en mi charla con uno de los jefes de Xbox Latam:

Esto no es algo que estamos desarrollando para reemplazar las consolas, es un servicio adicional. Y al final, creo que son los gamers quienes nos van a decir qué es lo que quieren.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.