El príncipe Carlos, el aspirante al trono británico que nadie quiere

El príncipe Carlos, primogénito de la reina Isabel II de Inglaterra, cumple 70 años este 14 de noviembre.

Toda su vida ha estado preparándose para ser monarca, participando en los asuntos de Estado y más. Sin embargo, a los 70 años no parece estar más cerca del trono y ha perdido la mayor parte de su popularidad.

Carlos se convirtió en el heredero al trono británico a la edad de tres años, después de la coronación de su madre, Isabel. No obstante, el niño parecía perdido, según biógrafos reales: tenía miedo a su padre y apenas veía a su madre.Sufría en el colegio y luego en la universidad; no le iba bien en los estudios y tampoco tenía muchos amigos. A los 21 años se convirtió en Príncipe de Gales, lo que le permitió participar activamente en actividades sociales e incluso políticas.

Carlos asistía a las reuniones del Gabinete (lo que los miembros de la dinastía gobernante no solían hacer antes) y también visitaba la Cámara de los Lores. Al final, lo expulsaron por su supuesta interferencia en el trabajo del Gobierno.

El príncipe Carlos de Gales posa para un retrato oficial para celebrar su 70º cumpleaños con su familia inmediata
© REUTERS / CHRIS JACKSON/GETTY IMAGES/CLARENCE HOUSE
El príncipe Carlos de Gales posa para un retrato oficial para celebrar su 70º cumpleaños con su familia inmediata

El pueblo británico lo adoraba. Su popularidad creció aún más cuando, según las tradiciones reales, empezó el servicio militar. Aprendió a manejar un caza y un helicóptero y terminó su servicio como capitán naval. Ahora es un mariscal de la Fuerza Aérea Real.

Triángulo amoroso

Mientras estudiaba en Cambridge, conoció a Camilla Shand, independiente, confiada y audaz. Sorprendió al heredero al trono con las palabras: “Mi bisabuela fue la amante de su bisabuelo. ¿Qué piensa de eso?”

Carlos se enamoró locamente. Sin embargo, su madre se opuso al matrimonio: una novia así no le convenía al futuro rey. Era católica y no anglicana, de una familia relativamente sencilla.Sin embargo, los sentimientos de los amantes no se enfriaron, incluso cuando Camila se casó y tuvo dos hijos con Andrew Parker Bowles, mientras que Carlos se casó con la hija de Lord Spencer, Diana. Joven y romántica, Diana nunca pudo reemplazar a Camila en el corazón del príncipe. “Estamos los tres en este matrimonio”, admitía con amargura.

El matrimonio se disolvió, lo que dañó mucho a Carlos a ojos de la sociedad. Diana era adorada por el público y tampoco quería quedarse callada sobre su vida en el palacio y sus problemas matrimoniales. Todos la apoyaban en el conflicto, y llegó a ser casi una mártir tras su trágica muerte en Francia.

La boda del príncipe Carlos y princesa Diana
© AP PHOTO / ARCHIVO
La boda del príncipe Carlos y princesa Diana

Carlos no podía siquiera competir. Lo acusaban incluso de haber empujado a Diana hacia la muerte y de no visitar nunca la tumba.

En 2005, Carlos se casó con Camila. La reina se opuso al matrimonio hasta el final y no asistió a la boda. Las relaciones entre las dos mujeres siguen siendo bastante tensas.

¿No tomó demasiada responsabilidad?

El príncipe ya cumple una parte de los deberes reales. Representa a la reina en la reunión de líderes de la Comunidad de Naciones, presenta discursos en las celebraciones, visita a los pobres y gravemente enfermos, planta árboles.

Las personas cercanas al heredero no creen que vaya a ser un rey callado. En el verano de 2014, se desató un escándalo en el Gobierno británico cuando David Blunkett, el exministro del Interior, acusó a Carlos de ejercer presión sobre él.El príncipe quería cambiar la política en el área de la educación, el medio ambiente y la salud y enviaba recomendaciones por escrito al entonces ministro. Fue condenado enérgicamente, ya que no era habitual que la familia real ejerciera presión pública sobre los políticos.

Además, en conversaciones privadas, Carlos podía expresar opiniones extremadamente duras. Después de la reunificación de Crimea con Rusia, supuestamente comparó a Vladímir Putin con Hitler, según informes, lo que no encaja en la tradición de los monarcas británicos de evitar declaraciones altisonantes sobre temas políticos.

Príncipe Carlos con su esposa Camilla en el Festival de la Memoria de la Legión Británica Real
© REUTERS / CHRIS JACKSON
Príncipe Carlos con su esposa Camilla en el Festival de la Memoria de la Legión Británica Real

Con todo eso, Carlos podría quedarse corona. En los últimos años, han circulado rumores de que la reina está considerando entregar el trono a su nieto, el príncipe Guillermo. Es mucho más popular que su padre, pero, desgraciadamente, todos los miembros de la familia real lo adelantan en el ranking, menos su propia mujer, Camila. El Reino Unido nunca la aceptó como sustituta de Lady Di.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.