El Red Dead Online es tan loco como divertido

La beta del Red Dead Online comenzó ayer para los jugadores que tienen la Edición Ultimate del Red Dead Redemption 2. Coge el modo online del primer juego y le añade una buena dosis de historia, supervivencia y travesuras. De momento solo tiene algunas cosas básicas, pero es un buen punto de partida

No le faltó de nada a mi primer día en Red Dead Online: un poco de battle royale, cortes de pelo, ropa nueva, unos cuantos caballos robados y alguna que otra cosa más. El modo multijugador ha cogido muchas de las cosas que disfruté en el online del Red Dead Redemption original y trata de mejorarlas. El resultado es una especie de aventura tonta y rápida, aunque también tiene elementos narrativos interesantes.

Juegas como un delincuente que ha sido acusado por error de unos cuantos delitos. Después de modelar tu personaje, eres rescatado por unos hombres que trabajan para un personaje nuevo llamado Jessica LeClerk. Ella te hace una propuesta: a cambio de liberarte, ayudarás a cazar a los hombres que mataron a su marido. Lo que sigue es una historia salpicada de misiones cooperativas y divertidas distracciones secundarias. No es algo tan loco como el Grand Theft Auto Online, pero tampoco tiene un ritmo tan lento y serio como el de la historia principal.

El mapa del Red Dead Redemption 2 está entero a tu disposición: las verdes llanuras de New Hanover, los pantanos de Lemoyne, incluso la parte de New Austin que aparece en el Red Dead Redemption original. Empecé el juego en New Austin, emocionada por volver a pisar el pueblo donde tanto había disfrutado durante el primer juego, aunque algunos jugadores comenzaron en otras partes del mapa.

En cualquier caso, el comienzo es bastante similar. Conocerás a LeClerk, armarás tu propio campamento en algún lugar del mundo del juego, conseguirás tu primer caballo y luego te dejarán con tus asuntos. Red Dead Online es algo limitado todavía si hablamos de lo que puedes hacer vagando por el mapa. Hay hasta 32 jugadores en cada servidor, todos corriendo como idiotas. Puedes pasear y unirte (o acosar) a otros jugadores, cazar animales, atacar a los escondites de otras bandas, cortarte el pelo y realizar numerosas misiones secundarias de varios personajes.

Esta última parte ha sido el aspecto más emocionante para mí hasta ahora. En mi primera misión paralela, me encontré con Sean MacGuire, el irlandés con el que hablas en la banda de Dutch van der Linde, y que me enseñó a robar diligencias. En otro, me topé con Bonnie MacFarlane, del primer juego, y la ayudé a recuperar lo que le habían robado. Es posible que no puedas sentarte a jugar una partida de póquer como en el juego principal, pero Red Dead Online parece estar lleno de personajes interesantes con los que juntarte y cumplir misiones.

Muchas misiones tienen caras conocidas de los Red Dead Redemption 1 y 2

Red Dead Online hace algunos cambios en la forma en que los jugadores interactúan con el mundo abierto. Lo primero y más importante es la capacidad de establecer tu propio campamento. Al igual que en el juego principal, ésta es tu base de operaciones, donde tú o cualquier persona con la que vayas podéis cambiar vuestro atuendo o descansar. Los campamentos están marcados como zonas seguras, pero los jugadores pueden desactivarlo si quieren vivir más al límite. Los acompañantes se pueden unir rápidamente a través del menú lateral, pero también hay una opción “permanente”: si tienes $200 en efectivo en el juego, puedes montar una especie de banda “oficial”, haciendo que sea más fácil unirse a tus amigos.

El medidor de karma del juego principal se convierte aquí en un sistema donde las bandas pueden interrumpir las misiones de los jugadores deshonrosos en el mundo abierto, y viceversa. Estos pequeños ajustes sociales favorecen que el juego sea un poco más colaborativo, no como el caos del Red Dead Redemption original. Sí, es posible que otro jugador te dispare un tiro de camino a algún pueblo, pero es más probable que encuentres a alguien que te pida que ataquéis a alguna banda o vayáis juntos a su campamento.

Sin embargo, también puedes disfrutar de las opciones más caóticas del juego . Más allá de los ‘piques’ que puedan surgir con otros jugadores mientras vagas por el extenso mapa, el juego tiene varios modos competitivos de tiro y carreras. Y los he disfrutado mucho.

‘El más buscado’ es un modo gratuito, donde cuantos más jugadores matas, más puntos consigues. El objetivo es obtener la puntuación más alta, pero la clave es matar a los enemigos que valen muchos puntos. Cuanto más letal seas, más gente te disparará.

Si estás buscando algo más tranquilo, hay una especie de modo battle royale. Cada jugador está armado con un arco y una flecha, cada golpe es letal y el área de juego se va reduciendo lentamente con el tiempo. Mi primera partida fue en una granja de Lemoyne, donde los jugadores se escabullían a través de las zonas pantanosas y corrían a través de campos de cultivo. Fue una experiencia tensa que seguro que disfrutan los jugadores más metódicos y calculadores, lejos del caos de los tiroteos.

Mientras que el Red Dead Redemption 2 busca ser más verosímil y real, el Red Dead Online es mucho más arcade. Puedes comprar todas las armas de inmediato, independientemente del lugar o del momento del juego en el que estés. Puedes ir físicamente a las tiendas a comprar armas, pero la ropa se compra sacando un catálogo (como si fuese el teléfono móvil del GTA Online) y pidiendo que lo envíen a tu campamento. Si el Red Dead Redemption 2 pretende ser un mundo, el Red Dead Online se conforma con ser un patio de recreo.

Después de varias horas, te ves obligado a probar la mayoría de los modos de juego disponibles del Red Dead Online. Hay disparos, historias y carreras, pero los jugadores que esperan algo tan diverso como el GTA Online deberán controlar sus expectativas. Se trata de un buen comienzo sobre el que Rockstar debe seguir construyendo, pero no es un producto acabado. Te da la oportunidad de pasear por el mapa, probarte distintos atuendos, jugar a algunos modos de juego divertidos y charlar con amigos mientras disparas de vez en cuando al caballo de algún pobre bastardo. Después de un largo día de trabajo, eso es todo lo que necesitas.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.