Entra en una isla prohibida donde se sabe que atacan a los extraños según los ven. Lo matan

El turista y misionero John Allen Chau, de 27 años, pagó a unos pescadores locales para que lo acercaran a la isla de North Sentinel, hogar de la antigua tribu aislada conocida por repeler agresivamente a todo aquel que se acerque a su encuentro. Chau lo sabía y murió antes de pisar tierra.

Al parecer, los pescadores le advirtieron del peligro que corría al tratar de llegar a la isla. El misionero había estado tratando de encontrar formas de llegar a North Sentinel y finalmente tuvo éxito el sábado, bañándose con los pescadores y luego completando el resto del viaje en kayak. La policía ha explicado que los miembros de la tribu, armada con arcos y flechas, mataron al estadounidense. Según el periodista de las isla de Andaman, Denis Giles:

Los pescadores en los botes intentaron advertirle que era arriesgado, pero de alguna manera lo logró. Los pescadores que estaban de vuelta en el bote vieron una flecha que lo golpeó. Más tarde dijeron que fue arrastrado a la isla y enterrado.

Hace varios años contamos la historia de North Sentinel, un pedazo de tierra situada en la bahía de Bengala al suroeste de las Isla Andaman, dentro del océano Índico. Allí se da una circunstancia tan asombrosa e inusual como peligrosa para los forasteros: posiblemente sea uno de los últimos reductos apartados de civilización humana, ya que allí conviven un número indeterminado de indígenas tan hostiles al mundo exterior que un día ese mundo exterior decidió no saber nunca más nada de ellos.

Las islas de Andaman y Nicobar están dispersas en la coyuntura de la Bahía de Bengala y el Mar de Andaman. Fueron colonizados por el Reino Unido en la década de 1850 y se usaron como colonia penal, incluso para los disidentes indios y los luchadores por la libertad involucrados en el levantamiento de 1857 contra el gobierno británico.

En 1880, los colonizadores británicos secuestraron a seis habitantes, dos de los cuales murieron poco después, posiblemente debido al contacto con enfermedades a las que no eran inmunes.

Cuentan los antropólogos que tienen evidencias de que existía vida humana en los andamanes hace al menos 2.000 años, mientras que los estudios del genoma sugieren que las cuatro tribus nativas en las islas, de las cuales la de los sentinelese son las más aisladas, tienen al menos 30.000 años.

Screenshot: YouTube

North Sentinel son aproximadamente 72 kilómetros cuadrados y se estima que sus habitantes suman actualmente alrededor de 100 personas. Se cree también que no tuvieron contacto con las comunidades aledañas desde 1991. A partir de la década de 1960, los antropólogos, protegidos por guardias armados, lograron primero intercambiar regalos y luego realizar algunas visitas de campo a la tribu, sin embargo, abandonaron sus esfuerzos hace aproximadamente 25 años.

A partir de entonces, los viajes a la isla se realizaron principalmente para misiones de rescate. Un barco se estrelló en la isla en 1981, y el gobierno de la India voló en helicóptero sobre la isla para observar los daños después del tsunami de 2004.

Y es que los sentinelese resisten violentamente el contacto con los forasteros. En 2006, dos pescadores indios que amarraron su bote para dormir murieron cuando el barco se soltó y se dirigió a la costa. La tribu disparó una descarga de flechas a un helicóptero enviado para recuperar los cuerpos de los hombres.

El gobierno de la India no incluye a los habitantes en su censo, de hecho, se cuenta a sus residentes basado en fotos tomadas desde la lejanía. Tampoco se ha encontrado ninguna evidencia de agricultura. En cambio, la comunidad parecen ser cazadores-recolectores que obtienen alimentos a través de la pesca, la caza y la recolección de plantas silvestres que viven en la isla.

Hace unas horas, la policía india ha comunicado que había siete personas arrestadas por ayudar a Chau a llegar a la isla. El miércoles por la noche, la familia de Chau publicó en su página de Instagram una entrada diciendo que perdonaban a sus asesinos pidiendo que liberen a quienes lo ayudaron.

La familia lo describió como un “hijo, hermano y tío querido”, así como un misionero cristiano. “Amaba a Dios, a la vida, ayudando a los necesitados y no tenía nada más que amor por los centineles”, dijo la familia. “Perdonamos a los presuntos responsables de su muerte”.

Según Reuters, Chau visitó las islas Andaman y Nicobar en el pasado y le dijo a los lugareños que tenía un fuerte deseo de visitar a los sentinelese y predicarles. [ReutersBusinessInsider]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.