Hay tantas similitudes entre El Rey León y este anime de 1960 que todavía hoy el caso sigue sin resolverse

Ahora que salieron las primeras imágenes del remake del clásico animado de Disney, vale la pena recuperar una historia que sigue sin estar clara. Cuando El Rey León se estrenó en 1994 dijeron que era el primer largo de la factoría que no estaba basada en un relato, cuento o historia anterior pero, ¿es esto realmente cierto?

Mucho antes de que Disney tuviera la idea de llevar a cabo las aventuras de Simba y demás personajes del Rey León, se estrenaba en Japón un anime y un manga: Jan guru Taitei, “Kimba, el León Blanco” en Sudamérica, y “El Emperador de la Selva” en España.

Image: Jan guru Taitei

Primero fue el manga creado por Osamu Tezuka (creador de Astroboy) que fue serializada en la revista Manga Shōnen desde noviembre de 1950 hasta abril de 1954. Posteriormente surgió el anime basado en el manga creado por Mushi Producción que se emitió en la televisión japonesa desde 1965 hasta 1967.

Un hecho histórico, ya que se trataba de la primera serie de televisión animada en color creada en Japón. Luego se emitió en Estados Unidos a partir de 1966 y posteriormente en Europa y Australia. Su sinopsis:

Kimba es un cachorro de león que pronto se ve desamparado. Su padre murió a manos de unos cazadores furtivos, mientras que su madre ha sido capturada y es llevada al otro lado del Océano para ser vendida a un zoológico. En esa travesía nace él, Kimba, un león blanco como su padre, que inmediatamente salta del barco empujado por su madre. Pronto encamina sus pasos hacia la jungla, donde un tiránico león se ha erigido en rey sustituyendo a su padre. Su manera de gobernar la sabana es tan terrorífica y cruel que los nuevos amigos de Kimba -entre ellos un tucán y una pequeña leona- le ayudan a combatir al despiadado e ilegítimo rey para devolver la paz y la tranquilidad al mundo animal. Para ello, Kimba deberá enfrentarse al malvado rey y a sus principales secuaces, como las hienas y una temible pantera negra.

Screenshot: The Lion King

Pasaron los años, y en 1994 se estrenaba en los cines uno de los largometrajes de Disney más redondos, El Rey León. Al poco tiempo surgieron los primeras dudas, ¿no se parecía demasiado a la aventuras de Kimba? Veamos las “coincidencias”:

El propio actor que dio voz a Simba, Matthew Broderick, admitió que inicialmente estaba confundido acerca de su papel. Según dijo sobre el casting en una entrevista de 2014:

Pensé que se referían a Kimba, que era un león blanco de unos dibujos cuando yo era niño. Así que seguí diciéndole a todos que iba a interpretar a Kimba. Realmente no sabía nada al respecto, aunque tampoco me importó que al final no fuera así.

Si bien ambas producciones difieren en sus guiones (en el anime exploran a relación entre humanos y animales), existen algunas similitudes visuales claras. Casualidad o no, desde la visión épica de un león parado sobre Pride Rock hasta la inolvidable aparición de Mufasa en las nubes, El Rey León parece reflejar a “Kimba” en ciertos puntos.

Image: Ehnamelox/DisneyWiki

No sólo eso, muchos también hacen referencia a las similitudes en los caracteres como prueba de una conexión. Además de los personajes principales que tienen nombres extremadamente similares, Kimba y Simba (Simba es la palabra swahili para león), también hay un babuino sabio (con los mismos colores en la cara), hienas algo torpes, o un Zazu como pájaro y un león malvado con una cicatriz.

Según dijo el codirector del Rey León, Rob Minkoff, “no es raro tener personajes como un babuino, un pájaro o hienas” en películas ambientadas en África.

Sea como fuere, tras el lanzamiento del Rey León en Japón, varios dibujantes japoneses firmaron una carta en la que instaban a Walt Disney a reconocer el mérito del anime en la creación de su película. Hasta 488 dibujantes y animadores japoneses firmaron dicha petición, que generó una protesta en Japón, donde Tezuka y Kimba son iconos culturales.

Entonces salió a escena el director del clásico de Disney, Roger Allers, quién afirmó que no estaba familiarizado con el anime de Kimba durante toda la producción hasta que su película estaba casi terminada. Sin embargo, como muchos apuntan, resulta raro, ya que Allers había vivido previamente en Tokio y había trabajado en animación durante la década de 1980, cuando Tezuka ya era conocido como “el Walt Disney de Japón” y existía una versión de Kimba que se emitía en el horario estelar de la televisión.

La controversia era tan grande en aquellos días que salieron otros grandes nombres de la factoría Diney, caso del animador Tom Sito, en cuyo currículum figuran películas clásicas de Disney como La bella y la bestiaAladdin y, por supuesto, El Rey LeónSegún Sito:

Puedo decir que no hay absolutamente ninguna inspiración en ‘Kimba’. Me refiero a los artistas que trabajan en la película, si crecieron en los años 60, probablemente vieron ‘Kimba’. Quiero decir, vi ‘Kimba’ cuando era un niño en los años 60, y creo que en lo más recóndito de mi memoria somos conscientes de ello, pero no creo que nadie haya pensado conscientemente: ‘Vamos a robar’ y hacer nuestro Kimba.

Recuerdo que uno de los animadores encontró un Manga de Kimba con una configuración que parecía Pride Rock, y recuerdo que cuando nos la mostró a todos era como, ‘Wow, eso es muy parecido al nuestro´ Pero creo que nunca fue más que una coincidencia divertida.

Aunque no aclararon mucho, sus palabras confirmaban que al menos algunas personas que trabajaban en el proyecto habían visto el anime y el manga con anterioridad, lo cual es contrario a la postura corporativa de que los cineastas desconocían sobre “Kimba” o Tezuka.

La polémica llegó hasta los mismísimos Simpson, donde parodiaron lo ocurrido en un episodio de 1995 al hacer que un león apareciera en las nubes para decir: “Debes vengar mi muerte, Kimba … quiero decir, Simba”:

El productor Fred Ladd, quien estuvo involucrado desde el principio en la importación de Kimba y otros animes a Estados Unidos, expresó su incredulidad de que Disney pudiera seguir negando la inspiración.

Sea como fuere, con los años todos parecieron estar de acuerdo, o al menos no seguir alimentando la polémica y dejar las cosas como estaban. Como dijo Takayuki Matsutani, presidente de la productora de Tezuka:

Un gran número de miembros del personal de nuestra empresa vieron una vista previa de “El Rey León”, discutieron este tema y llegaron a la conclusión de que no puedes evitar tener estas similitudes siempre que uses animales como personajes e intentes dibujar imágenes de ellos.

En cualquier caso, Tezuka murió en 1989, así que el propio autor de Kimba nunca llegó a saber de la polémica. Sobre ello, Matsutani lo tenía claro, “si Tezuka hubiera pensado que Disney había recibido una pista para el “Rey León” de su trabajo, se habría sentido complacido”. [WikipediaHuffingtonPost]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.