La economía japonesa se contrae afectada por los desastres naturales

La economía japonesa se contrajo en el tercer trimestre del año, según datos oficiales publicados este miércoles, debido a los efectos en el gasto de los consumidores y en las exportaciones de una serie de desastres naturales.

El Producto Interior Bruto (PIB) para el periodo entre julio y septiembre retrocedió 0,3% respecto al trimestre previo, revirtiendo el crecimiento de 0,8% logrado entre abril y junio, según datos gubernamentales.

Varios desastres naturales redujeron el consumo personal, las inversiones de las empresas y las exportaciones, señaló Katsunori Kitakura, estratega de Sumitomo Mitsui Trust Asset Management.

“Los desastres naturales forzaron a los consumidores a quedaron en casa y detuvieron las operaciones de las fábricas, lo que motivó una ralentización de la producción y las actividades de inversión”, dijo en un comentario antes de la publicación de los datos.

El pasado verano, Japón sufrió enormes inundaciones en el oeste del país debido a las lluvias torrenciales, un tifón que inundó un gran aeropuerto internacional y un terremoto en el norte que perturbó las líneas de distribución.

El cierre temporal del Aeropuerto Internacional de Kansai provocó una caída del turismo y de los envíos internacionales, señaló Kitakura.

Las exportaciones de bienes y servicios se redujeron 1,8% respecto al lapso entre abril y junio, el consumo privado cayó 0,1% y las inversiones de las empresas en plantas y equipamiento, 0,2%.

“Mantenemos el optimismo en que la economía mejorará. Aunque seguimos siendo cautelosos sobre el comercio entre China y Estados Unidos, la economía global sigue mostrando un crecimiento sólido y las exportaciones seguirán aumentando”, señaló Kitakura.

Para Kohei Iwahara, economista de Natixis Japan Securities, uno de los principales factores para la economía japonesa fueron elementos externos, como las exportaciones.

“Las incertidumbres sobre guerras comerciales empezaron a aumentar, hay una cierta ralentización en Asia y eso está golpeando gradualmente a Japón”, dijo a la AFP.

Japón anunció recientemente un aumento del impuesto al consumo (IVA) a partir de octubre de 2019, retrasado en varias ocasiones, para abordar la enorme deuda pública del país, a pesar de las advertencias de que eso podría poner trabas al gasto de los consumidores, ya mitigado.

El IVA aumentará de 8 a 10% en un momento en el que el envejecido país busca financiación para las crecientes facturas de la seguridad social.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.