La frontera francoespañola, la nueva ruta de los migrantes africanos

Sanogo salió de Costa de Marfil hace dos meses. Pasó por Libia, caminó “durante días” por el desierto en Argelia, cruzó a España por el estrecho de Gibraltar y llegó a Francia a través de los Pirineos. Su objetivo: París.

Cada vez son más los migrantes que pasan por esta ruta para llegar a Europa. El mes pasado, las autoridades francesas señalaron que las “no admisiones” en la frontera francoespañola habían aumentado casi un 60% en relación al año pasado.

En Bayona, “capital” del País Vasco francés, Sanogo recibió ayuda de dos asociaciones que acogen cada día a decenas de migrantes. Estos son alojados en una estructura de 100 m2 puesta a disposición por la alcaldía. Reciben un kit de aseo personal y ropa de abrigo.

Muchos quieren ir a París, donde tienen familia o algún conocido. Sanogo va a donde su padre y hermanos, que están en Francia desde hace varios años. “Terminé mis estudios en Costa de Marfil y me fui, allá no hay trabajo”, cuenta este joven que no quiso dar su apellido.

Describe a la AFP el “infierno” de Argelia, en donde le robaron su dinero y teléfono. Pero no quiere “ni hablar” de Libia. Se limita a decir que lo que pasa allá es “inimaginable”. Varias oenegés han documentado abusos, palizas y torturas a los que presuntamente son sometidos los migrantes en ese país.

De sus días en Libia, acepta hablar solamente de sus dolores de espalda, “a causa de los golpes”.

Como muchos otros, se irá a París en autobús, tras pasar tres o cuatro días en Bayona.

– ‘Prácticas discriminatorias’ –

Durante varios días, la compra del pasaje de autobús ocupa la mente de todos. Ibrahima Sory, de 18 años, habla por teléfono con su hermano para comprarlo. Abdourahmane ya tiene el suyo. Los dos guineanos son amigos, se fueron de su país hace seis meses, pasaron por Marruecos y España, y sueñan con París.

“Hay muchas fantasías sobre París, piensan que todos sus problemas desaparecerán allá”, cuenta un voluntario de una asociación.

“Hoy tenemos un problema con la compañía de autobuses Flixbus que a veces les piden papeles de identidad para subirse, pese que tienen sus pasajes”.

La asociación de ayuda a migrantes, Diakité, decidió presentar una denuncia por estas prácticas. Al igual que el alcalde de Bayona, Jean-René Etchegaray, que denuncia “prácticas de discriminación racial”.

“Piden papeles solamente a los negros”, denuncia la presidenta Diakite, Maite Etcheverry.

Cerca de allí, en el puente que sirve de frontera en Behobia, policías franceses reconducen a la frontera española a migrantes sin papeles. La Guardia Civil toma entonces el relevo.

AFP / IROZ GAIZKALa policía francesa detiene a migrantes en la autopista A63 en el cruce fronterizo con España de Biriatu (suroeste), el 17 de noviembre de 2018

Es lo que le sucedió a Mohamed, un argelino de 25 años que quería ir a Francia para “vivir bien y en la calma”.

Los acuerdos francoespañoles de Málaga (2002) permiten las deportaciones “dentro de las cuatro primeras horas del cruce ilegal de la frontera común”.

“Esto se hace con un mínimo de formalidades, fuera del procedimiento legal. Recibimos testimonios de personas que intentaron cruzar este puente hasta diez veces al día”, dice Maite Etcheverry.

Este año España ha superado a Italia como el principal país de entrada de migrantes a Europa. Entre el 1 de enero y el 18 de noviembre, 50.911 migrantes llegaron por mar a España. 620 murieron en el intento.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.