Las pinturas de esta cueva pueden representar constelaciones relacionadas con un cataclismo hace 17.000 años

Hasta ahora pensábamos que los dibujos con los que los seres humanos decoraban sus cuevas hace miles de años eran solo escenas de su vida cotidiana. Los dibujos de esta cueva de Lascaux, en Francia, pueden ser algo más: el ejemplo de astronomía más antiguo conocido y la advertencia de un desastre.

No es la primera vez que se habla de esto. La cueva de Lascaux es una de las muestras de arte rupestre más importantes del mundo. Sus paredes están llenas de figuras de caballos, seres humanos y unos antepasados de los bisontes llamados aurochs. El conjunto más intrigante de estas figuras está en una zona conocida simplemente como El Pozo. Consta de ocho figuras entre las que destacan cuatro animales (un caballo, un bisonte, un pájaro y un rinoceronte) y varios símbolos pequeños. En el centro de esa formación hay una quinta figura extraña: un auroch con las entrañas fuera aplastando a una figura humana.

Parece una sangrienta escena de caza, pero un nuevo estudio realizado en la Universidad de Edimburgo aporta peso a la teoría de que en realidad no son escenas cotidianas, sino un mapa astronómico. De confirmarse, obligaría a reinterpretar muchas otras pinturas rupestres a lo largo y ancho del mundo.

Otra de las salas de Lascaux
Photo: Adibu456 (Flickr)

Según Martin Sweatman, uno de los autores del estudio, lo realmente significativo de las pinturas no es el dibujo en sí, sino su posición relativa en la escena. Sweatman y sus colegas explican que la figura del bisonte coincide con la constelación de Capricornio en el equinocio de verano, y la del pájaro con la constelación de Libra en primavera. Las otras dos figuras son más complejas de ubicar, pero los investigadores creen que pueden ser Leo y Tauro en los dos equinocios restantes. El hecho de que haya pequeñas muescas y restos de líneas entre las figuras apoyan la teoría de que quizá en su día estuvieron relacionadas.

¿Para qué marcar una serie de constelaciones en dibujos sobre la piedra en lo más remoto de una cueva? La disposición de los dibujos apunta a que no son una simple decoración sino un mapa estelar que apunta a una fecha exacta alrededor del año 15.150 antes de Cristo. Qué pasó en esta fecha es algo que es imposible de determinar, pero se da la circunstancia de que hacia el 15.300 la Tierra pasó por un abrupto cambio climático.

No se han encontrado indicios en el registro geológico de que ese cambio se debiera al impacto de algún meteorito, pero los investigadores creen que el origen de ese desastre global fueron varios años de lluvia de cometas especialmente intensa asociada a la lluvia de estrellas conocida como las Táuridas. No es la primera vez que se asocian obras de arte de esta época con las Táuridas. Los indicios de que la lluvia de meteoritos dejó algo más que un espectáculo en el cielo de nuestro planeta son numerosos, pero aún hacen falta más pruebas que los relacionen. [Athens Journal of History vía Science Alert]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.