Miles de sirios varados en desierto podrían morir de hambre

Decenas de miles de sirios varados en un campamento en el desierto, cerca de la frontera con Jordania, corren riesgo de morir de hambre ante la disminución de los suministros y la llegada del invierno, mientras las potencias regionales se culpan mutuamente por quién es el responsable de la última tragedia humanitaria en la guerra civil siria.

Las entregas de la necesaria ayuda al asediado campo de Rukban fallaron repetidamente o han sido demoradas, incluyendo un convoy de Naciones Unidas que debía llegar el jueves pero se retrasó indefinidamente.

En el campo viven alrededor de 45.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, que están acampados al aire libre en el desierto. Al menos cuatro personas murieron en el último mes por desnutrición y falta de atención médica.

Las tormentas de arena y las intensas lluvias registradas en las últimas semanas empeoraron el estado de las destrozadas tiendas de lona y las casas de barro de Rukban. Imad Ghali, residente en el campo, dijo que no es la primera vez que se promete una ayuda que no llega.

“Es como decirle a alguien que se muere de sed que espere a que llueva”, apuntó Ghali. ”¿Cuánto tiempo vamos a esperar?”.

Hace tres años, la gente empezó a congregarse en Rukban huyendo del grupo extremista Estado Islámico y de los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos, de Rusia y Siria. Jordania selló su frontera e interrumpió la entrega regular de ayuda en 2016 tras un ataque transfronterizo de EI que mató a siete soldados.

El último envío de Amán fue en enero, lo que hizo que los residentes dependieran de productos, en su mayoría de contrabando, de zonas controladas por el gobierno. La situación se deterioró gravemente luego de que Damasco bloqueó las rutas de suministros el mes pasado tras el fracaso de un acuerdo de reconciliación con los grupos rebeldes de la zona, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que monitorea el conflicto sirio.

Rusia, un aliado próximo al gobierno sirio, culpó a Estados Unidos del deterioro de la situación en Rukban, que está dentro de una zona protegida de 55 kilómetros cuadrados (20 millas cuadradas) habilitada por las fuerzas estadounidenses en torno a su base militar de Tanf.

“La incapacidad del bando estadounidense para cumplir su compromiso de proporcionar seguridad en la zona de 55 kilómetros alrededor de su base en Tanf impidió que el convoy llegara”, declaró el teniente coronel Vladimir Savchenko la semana pasada, añadiendo que en las inmediaciones de la base hay “un gran número de insurgentes armados incontrolados que pueden organizar cualquier provocación” y poner en peligro a cooperantes.

La coalición liderada por Washington negó las acusaciones.

Jordania está en conversaciones con Rusia para encontrar una solución permanente a través de retornos voluntarios y acuerdos de reconciliación. Rukban es “un desierto y ninguna comunidad puede sobrevivir allí”, dijo el ministro jordano de Exteriores, Ayman Safadi. “Rusia, Jordania y Estados Unidos están de acuerdo en que tenemos que desmontar Rukban para que la gente regrese, y estamos trabajando en ello”.

Los residentes en el asentamiento están exhaustos, apuntó Abdul-Fattah al-Khaled, director de una escuela en Rukban, pero temen marcharse sin un pasaje seguro tanto a zonas controladas por el gobierno como a partes del norte en manos de los rebeldes respaldados por Turquía.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.