Protesta ciudadana contra Macron en toda Francia

El presidente francés Emmanuel Macron se enfrenta este sábado a una movilización ciudadana, liderada por el grupo de los “chalecos amarillos”, automovilistas exasperados por el alza de los precios de los carburantes, y que se ha visto empañada por la muerte de una manifestante en un atropello.

Una manifestante murió en los Alpes, en el transcurso de la protesta, tras ser arrollada por una conductora que entró en pánico después de que los manifestantes golpearan su coche.

En el norte, un peatón también fue atropellado y se encuentra en situación de “urgencia absoluta”. Otros incidentes causaron 47 heridos, tres de ellos graves, según fuentes oficiales.

El ministerio del Interior estimó que se produjeron más 2.000 protestas en todo el país, con la participación de unas 124.000 personas, pero sin paralizar el país, como quería el grupo de los “chalecos amarillos.

Los “chalecos amarillos” –en referencia a las prendas fosforescentes que debe utilizar todo automovilista en caso de incidente en Francia para tener una mayor visibilidad– protestan contra el alza del precio de los carburantes, un impuesto ecológico, pero también contra la política “injusta” del gobierno, que limitaría, según ellos, el poder de adquisición.

“La policía nos bloquea por diferentes lugares pero vamos a lograr encontrar los puntos de entrada a la autovía de circunvalación para ralentizar allí el tráfico”, prometió en París Steve, un taxista de 31 años.

El gobierno francés, visiblemente preocupado, multiplicó en los últimos días tanto amenazas como gestos de simpatía. “Se puede manifestar”, pero bloquear un país “no es aceptable”, repitió el viernes el primer ministro, Edouard Philippe.

“Es apolítico, asindical ¡es el hartazgo general del pueblo!”, resumía el viernes Kévin Dujardin, de 27 años, un “chaleco amarillo” que arengaba a sus compañeros de combate en un aparcamiento de Calais (norte) preparando las acciones de este sábado.

El miércoles, el gobierno anunció un alza de las ayudas a los bolsillos más modestos para cambiar los vehículos y pagar las facturas energéticas. El mismo día, el presidente Emmanuel Macron pronunciaba un inédito mea culpa, al admitir que no ha conseguido “reconciliar al pueblo francés con sus dirigentes” y prometiendo una “reconciliación entre la base y la cúspide”.

– “Descontento general” –

AFP / Sebastien BozonManifestantes con chalecos amarillos pasan junto a un cartel en el que se lee “No a la subida (de los precios), viva Francia”, en una de las múltiples protestas del 17 de noviembre de 2018, en Dole, este de Francia

Este movimiento de protesta llega tras un año difícil para el mandatario, con múltiples manifestaciones contra su amplio plan de “transformación” de Francia, que no lograron detener su ímpetu reformador.

Se suma además la baja tasa de popularidad de Macron, por debajo del 30%, el menor nivel desde su elección en 2017.

Los “chalecos amarillos”, en cambio, cuentan con el apoyo de 73% de los franceses, según el instituto de opinión Elabe. “Un 54% de los electores de Macron apoyan o tienen simpatía por este movimiento. No es anodino”, señala Vincent Thibault, encargado sénior de estudios en el instituto.

“Es desde ya un éxito en términos de opinión”, concluye Jérôme Sainte-Marie, presidente de PollingVox, otro instituto de sondeos.

“Sean unos pocos miles o millones, lleguen o no a bloquear el país, los “chalecos amarillos” han ganado”, afirma el diario Le Parisien. “Han recordado a nuestros dirigentes que (…) la fiscalidad ecológica (…) está condenada al fracaso si descuida la realidad cotidiana a la que se supone que debe ayudar”.

Para el politólogo Sainte-Marie, “es una protesta más peligrosa que las anteriores porque tiene capacidad de difusión entre cuatro quintas partes de la sociedad: todos los que toman sus vehículos y quienes tienen ingresos modestos”.

AFP / Stephane De SakutinManifestantes con chalecos amarillos sostienen un cartel de “VTC (vehículos de turismo con conductor) enfadados” durante una protesta contra la subida de los precios de los carburantes, el 17 de noviembre de 2018 cerca de Bercy, en París

“Emmanuel Macron tiene grandes dificultades frente al pueblo central, el francés medio, que no tiene la impresión de ser querido por Macron: encarna una forma de élite parisina, social e intelectual”, explica el experto.

“La imagen del presidente de los ricos sigue estando muy presente. Le cuesta librarse de ella”, resume Vincent Thibault.

El movimiento de los “chalecos amarillos”, que aúna descontento y frustración, es también “consecuencia de acusaciones, de la acumulación incesante de ciertas frases, como cuando habló de las ‘personas que no son nada'”, considera Sainte-Marie, en referencia a una de las ocurrencias habituales del presidente francés.

“Una estación de tren es un lugar en el que uno se cruza con personas que tienen éxito y con personas que no son nada”, dijo Macron en julio de 2017, generando conmoción.

El alza del precio de la gasolina no es más que un “elemento desencadenante”, señala Vincent Thibault. “El descontento es más general”, considera.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.