Quebec da los retoques finales a sus faraónicas centrales hidroeléctricas

En la noche helada, el rugido de la maquinaria pesada se mezcla con el de la roca que es arrancada del bosque boreal. Al norte del golfo de San Lorenzo, Quebec está terminando cuatro grandes polémicas represas, símbolos de su ambición de inundar el noreste de Estados Unidos de electricidad “limpia”.

Tras más de 300 km de cauce desenfrenado a través del salvaje noreste de la Bella Provincia, el río Romaine está a punto de ser definitivamente domesticado en tierras de nativos americanos, donde un ejército de 800 brazos construye desde cero la cuarta y última central eléctrica de esta faraónica obra iniciada en 2009.

Camiones volquetes de 50 toneladas, perforadoras gigantes y excavadoras: una constelación de luces de sirenas se enciende en la noche.

Los equipos están ubicados en dos frentes. Por un lado, deben terminar de excavar una montaña entera para despejar el lugar donde se erigirá la central que producirá la electricidad. Por otro lado, hay que levantar el dique que, de 500 metros de longitud y 90 de altura, debe crear la presión de agua adecuada para operar las turbinas.

En momentos en que el calentamiento global se está acelerando, el nuevo gobierno de Quebec quiere apostar a este recurso para convertirse en el proveedor de energía “limpia” de las provincias y estados canadienses vecinos. La provincia francófona ya se encuentra en un estado de superávit energético incluso antes de terminar la construcción de las cuatro represas de la región de La Romaine.

– Peligros en la construcción –

AFP / Lars HagbergLa ruta que lleva a la central número 4 de la represa construida por Hydro-Québec sobre el río Romaine, el 5 de octubre de 2018

La construcción de la represa Romaine-4 se extiende varios kilómetros: allí está la fábrica de cemento, la enfermería, la oficina de los ingenieros, la cantera, el arsenal.

“Este es un proyecto importante, hay muchas partes interesadas, muchas actividades simultáneas, muchos peligros para administrar diariamente”, resume Christian Guimond, responsable de la construcción de la represa. Sin mencionar los lobos y osos que regularmente meten por allí sus narices.

Cuatro trabajadores ya perdieron la vida, lo que llevó a Hydro-Québec, la empresa pública que tiene el monopolio de la producción de electricidad en la provincia, a suspender el trabajo en 2017 para revisar todas las prácticas. Ahora, “los empresarios son muy conscientes de los peligros que enfrentan”, celebra Guimond.

“Tuvimos que desviar el río con un túnel de más de un kilómetro, luego construimos un dique para permitirnos secar el lecho del río, y ahora estamos en el proceso de construir la presa”, resume mientras inspecciona el sitio desde lo alto de la montaña.

El dique, todavía incipiente, debe finalizarse en diciembre de 2019.

Con un presupuesto de más de 6.500 millones de dólares canadienses, es una de las construcciones más grandes de Canadá.

– Bendición –

AFP / Lars HagbergRoberto Ouellet trabaja en la construcción de la central número 4 de Hydro-Québec sobre el río Romaine, el 4 de octubre de 2018

Para la región de la costa norte, una de las más aisladas y desfavorecidas de Quebec, es una bendición. Este proyecto ha dado trabajo a las comunidades indígenas locales, a pesar de que muchos nativos estaban en contra del desvío de este río que atraviesa su territorio tradicional de caza.

“Al principio no quería venir”, reconoce Gilbert Pietacho, capataz y miembro de la nación innu Mingan, cuyo jefe, su padre, es un ferviente opositor del proyecto. Pero “cuando vi mi primera paga, cambié de opinión”.

“Me duele, me entristece un poco todo lo que se hace con la naturaleza”, dice Patricia Bacon, una innu de 24 años que vino a trabajar en la cantina del campamento Mista para poder financiar sus futuros estudios universitarios.

“Pero las cosas cambian, debemos tener electricidad en todas las casas ahora”, reflexiona la joven.

Además de los pueblos autóctonos, los grupos ecologistas también se oponen ferozmente al proyecto. Greenpeace denunció, por ejemplo, “la obsesión” de Quebec por las grandes represas, porque según esta ONG, “estas formas de producir electricidad siguen siendo muy dañinas para el medio ambiente”.

– El oro azul de Quebec –

AFP / Lars HagbergLa obra de la cuarta central eléctrica en la región de La Romaine en Canadá, el 5 de octubre de 2018

Para 2021, se espera que las cuatro centrales repartidas a lo largo de 150 km del cauce del río tengan una potencia acumulada de 1.550 megavatios (MW), comparados con los 1.650 MW del EPR de Flamanville, el último reactor nuclear en Francia.

Desde la década de 1970, Quebec ha optado por la hidroelectricidad: las grandes represas en el norte proporcionan el 90% de la energía en esa provincia canadiense.

Elegido a principios de octubre, su nuevo primer ministro François Legault prometió construir nuevas represas después de La Romaine para exportar más hidroelectricidad, que sería a su juicio “la mayor contribución que Quebec podría hacer para (ayudar a) nuestro planeta”.

De visita en la zona de construcción de La Romaine, Pierre-Olivier Pineau, especialista en energía de la universidad HEC Montreal, duda de la pertinencia para Quebec de lanzar nuevas represas, pues la provincia ya está desbordada por los excedentes de energía.

“Dicho esto, en el noreste de Estados Unidos hay un gran deseo de descarbonizar la producción de electricidad, en Nueva Inglaterra o en el estado de Nueva York, por lo que hay una verdadera oportunidad para Quebec, y La Romaine podría proporcionar esta energía renovable”, concede.

Resta por encontrar las autorizaciones y el financiamiento para construir líneas de alta tensión hasta Estados Unidos. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ya ha ofrecido a François Legault la ayuda del gobierno federal.

Porque mientras las líneas eléctricas de ambos países no estén conectadas, el oro azul de Quebec seguirá siendo un tesoro inaccesible.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.