Rusia gana a EEUU la batalla por el mercado de la energía

Rusia no tendrá serios competidores en el mercado del gas a largo plazo y será capaz de conservar su liderazgo a pesar de los pronósticos de que Europa reducirá su demanda en los próximos años, escribe el periodista Alexandr Lesnij en su artículo para Sputnik.

El experto basa sus conclusiones en el informe que publicó recientemente la Agencia Internacional de Energía (AIE).

De acuerdo con la agencia Bloomberg, que cita datos de este informe, la reducción de la demanda en Europa transcurrirá paulatinamente y en el 2040 disminuirá hasta los 408.000 millones de metros cúbicos, un 15,35% menos de lo que los países del Viejo Continente importaron en el 2017.

Liderazgo indiscutible

Aunque Rusia no podrá satisfacer por sí sola esta demanda debido a factores políticos como el intento de la UE de diversificar sus importaciones, Lesnij considera que con toda certeza el país euroasiático seguirá desempeñando un papel clave en el abastecimiento del combustible azul a Europa.

Sin embargo, el periodista subraya que este informe no está exento de controversias. Una de ellas tiene que ver precisamente con el problema de la diversificación.”Rusia sigue siendo el mayor exportador de gas en el mundo (…) pero el mercado europeo de energía cada vez más integrado ofrece a los compradores más opciones de suministros de gas”, destacan los expertos de la AIE en su informe.

Lesnij opina que es evidente que los analistas de la AIE sobreestiman la posible dimensión de la diversificación, dado que la única alternativa al gas ruso para la UE es el gas natural licuado de EEUU.

“A pesar de las esperanzas de Washington, su gas natural licuado fracasó en su intento de convertirse en la locomotora de la política energética de Europa”, señala el autor del artículo.

Además, Lesnij recuerda que este año la empresa rusa Gazprom planea establecer un nuevo récord de suministros de gas por tubería al enviar 205.000 millones de metros cúbicos.

“Está lo suficientemente claro por qué ocurre eso. El gas estadounidense en octubre valía 352 dólares por 1.000 metros cúbicos, mientras que Gazprom ofreció el mismo volumen por 230 dólares a lo largo del año”, escribe el periodista ruso.

Por si fuera poco, Rusia continúa la construcción del gasoducto Nord Stream 2. En paralelo, el país euroasiático construye el gasoducto Turk Stream. Y en octubre el primer ministro italiano Giuseppe Conte discutió con el presidente ruso Vladímir Putin la posibilidad de extender esta tubería hasta Italia.

Una maniobra asiática

Para el 2030 China, según pronostican los expertos de la AIE, podría convertirse en el mayor importador de gas natural licuado en el mundo, informa la agencia Bloomberg. La demanda en China de gas aumentará hasta los 559.000 millones de metros cúbicos.

A su vez, el portal  GMA News Online, que también cita los datos del informe, reporta que las economías emergentes de la región de Asia se atribuirán casi la mitad de la demanda global del gas para el 2040.

Al tomar en consideración estos datos, Lesnij concluye que Rusia podrá incrementar sus exportaciones del gas natural licuado gracias a esta región en 60%.

“Las provocaciones políticas de terceras partes son el único factor que podría impedir que este mercado se desarrolle establemente”, recalca el periodista.

De hecho, su opinión coincide con la de los expertos de la AIE.

“Nuestro análisis mostró que más del 70% de las inversiones en la energía global serán impulsadas por los gobiernos (…) el destino de la energía mundial será determinado por decisiones políticas”, destacó el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.En este sentido, Rusia se encuentra en una posición más ventajosa que EEUU, cuyo presidente desencadenó una guerra comercial contra China. Esta fue la causa por la que Pekín tuvo que abstenerse de importar el petróleo de EEUU e introducir las tarifas arancelarias del 10% a las importaciones estadounidenses de GNL.

A su vez Vladímir Putin y su par chino Xi Jinping se pusieron de acuerdo sobre la construcción del nuevo gasoducto Fuerza de Siberia 2. Se espera que a través de esta tubería Rusia pueda suministrar a China 30.000 millones de metros cúbicos de gas anualmente.

“Prácticamente eso significa que el proyecto de construcción de las nuevas plantas de licuefacción de gas en EEUU y la extracción de petróleo de esquisto corre riesgo de experimentar grandes pérdidas. El lanzamiento de nuevas potencias exploradoras no tiene sentido si se toman en cuenta el déficit de buques cisternas capaces de transportar el gas, el aumento del coste de su flete y la reducción de las importaciones de gas estadounidense por parte de China”, concluyó.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.