Rusia sigue en la agenda de una Agencia Mundial Antidopaje que se reúne esta semana

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA), en alta tensión desde que levantó las sanciones a Rusia, se reúne el miércoles y el jueves en Bakú, todavía afrontando este problema y con la campaña por su presidencia en 2019 de fondo.

Casi dos meses después del levantamiento polémico de la suspensión de la Agencia Rusa Antidopaje (RUSADA), decidido en un comité ejecutivo en las Seychelles el pasado 20 de septiembre, el caso será tratado a puerta cerrada en un nuevo comité ejecutivo el miércoles y después en el consejo de fundación abierto a los medios el jueves, en la capital de Azerbaiyán.

El principal desafío es saber si la AMA tendrá acceso a los datos sin procesar de los controles del laboratorio de Moscú entre 2011 y 2015, como exige, periodo en la mira de las investigaciones que revelaron un dopaje institucional en Rusia.

Acusada de indulgencia con respecto a Moscú, la AMA puso el 31 de diciembre como fecha límite para permitir a expertos independientes entrar en el laboratorio y extraer los datos.

Pasado “este momento de verdad”, en palabras del director general de la agencia, Olivier Niggli, podría haber nuevas sanciones a Rusia si no colabora. “Las consecuencias (serían) devastadoras para nosotros”, se inquietó el viernes Iouri Ganous, director general de RUSADA.

– “Marioneta” –

Mediante las nuevas informaciones la AMA espera arrojar luz sobre lo que pasó en el laboratorio y quizás abrir procesos disciplinarios sólidos contra deportistas rusos.

Por el momento muy pocas federaciones internacionales han seguido el ejemplo de la Federación de atletismo (IAAF), que abrió quince expedientes basados en las investigaciones del jurista canadiense Richard McLaren.

La IAAF es también la única gran federación internacional que ha prohibido estrictamente la presencia de rusos en toda competición desde los Juegos de Rio en 2016. A principios de diciembre en Mónaco decidirá nuevamente sobre el caso.

Por su parte la AMA, cuyo levantamiento de las sanciones reabrió el debate sobre su funcionamiento, ha reiterado que respetó el procedimiento y ha sometido a Rusia a una estricta hoja de ruta. Y en particular su independencia respecto del Comité Olímpico Internacional (COI), que aporta la mitad de su presupuesto. La otra mitad proviene de los Estados.

Las críticas han aumentado por el activismo de una parte de la comunidad antidopaje en el mundo anglosajón. El director de la agencia estadounidense (USADA), Travys Tygart, opina que la AMA se ha convertido en una “marioneta” de un COI más interesado en el espectáculo y sus beneficios jugosos que en la lucha antidopaje.

“Se tiene la impresión que el estado del antidopaje es peor que hace diez o veinte años, lo que no es verdad”, dice Fabien Ohl, profesor del Instituto de ciencias del deporte de Lausana (Suiza).

– Cambio en la presidencia –

Recibido el 31 de octubre en la Casa Blanca, Tygart encabeza la rebelión a un año del cambio de presidencia en la AMA, que debería volver a un representante de los Estados tras los dos mandatos del británico Craig Reedie, miembro del COI.

Presente a su vez en la Casa Blanca, la vicepresidenta de la AMA, la ministra noruega Linda Helleland, convertida en la opositora número 1 de la dirección actual de la agencia, ha postulado.

Pero Helleland no entusiasma a todos, pues se teme su ambición personal y una imposible cohabitación con el movimiento olímpico si es elegida. El ministro de deportes de Polonia, Witold Banka, también está en liza.

Los Estados europeos se han dado hasta final de enero para encontrar un candidato común.

El consejo de fundación de la AMA también discutirá el jueves las nuevas reglas de gobierno.

De acuerdo a las proposiciones de un grupo de trabajo, el futuro presidente de la agencia sería totalmente independiente del movimiento olímpico y de los gobiernos durante su mandato.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.