Todo indica que hay un agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia

Sabemos desde hace tiempo que en el centro de la Vía Láctea hay ”algo” enorme. Ese objeto los astrónomos lo han denominado como Sagittarius A*, posiblemente un agujero negro supermasivo situado en el epicentro de la mayoría de las galaxias espirales y elípticas. Ahora esa suposición parece confirmarse.

Al parecer, un equipo internacional de astrónomos hizo uso de un instrumento especial en el European Space Observatory’s Very Large Telescope para observar las llamaradas infrarrojas provenientes del anillo de gas que orbita el agujero negro en el centro de nuestra galaxia. Se trata de la observación más detallada hasta la fecha que se haya hecho del material que orbita tan cerca de un agujero negro.

Image: Sagittarius A* (Wikimedia Commons)

¿Los resultados? Dichas llamaradas se producen por la materia que orbita extremadamente cerca del horizonte de eventos del agujero negro, el punto en el que no hay materia ni luz que pueda escapar de la gravedad del agujero negro. Y allí, justo más allá del horizonte de eventos, está el denominado disco de acreción del agujero negro, un cinturón de gas que está orbitando a toda velocidad alrededor del agujero negro.

Los astrónomos estiman que solo alrededor del 1% del material cruza el horizonte de eventos y acaba arrastrado hacia el agujero negro. La mayor parte del material que orbita a Sagittarius A* se expulsa y producen las llamaradas que han analizado los astrónomos. Según ha explicado Oliver Pfuhl, astrónomo del Instituto Max Planck:

Es alucinante presenciar realmente el material que orbita un agujero negro masivo al 30 por ciento de la velocidad de la luz. La tremenda sensibilidad de GRAVITY nos permitió observar el proceso de acreción en tiempo real con detalles sin precedentes.

Image: Very Large Telescope (ESO)

Cuando Pfuhl habla de GRAVITY se refiere al instrumento agregado al Very Large Telescope en 2015, uno que puede observar los centros galácticos con detalles sin precedentes. El instrumento es en realidad un interferómetro, una herramienta que combina las mediciones de luz de cuatro telescopios diferentes para lograr resoluciones de imagen mucho más altas de lo que es posible con un solo telescopio.

Además, GRAVITY también tiene un nuevo mecanismo de estabilización que permite las exposiciones largas y que revelan los objetos débiles alrededor de nuestro centro galáctico. En el caso de Sagittarius A*, un agujero negro con una masa 4 millones de veces mayor que el Sol, los 26.000 años luz entre su centro y la Tierra están llenos de gas que dificulta las observaciones.

Precisamente la extrema sensibilidad de GRAVITY es la que permite a los astrónomos observar cómo las estrellas, el gas y los planetas orbitan alrededor del que parece ser, hoy más que nunca, un agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia. [BusinessInsider]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.