Tras décadas añadiendo hojas a sus cuchillas de afeitar, Gillette ha decidido quitárselas

Cada dos años mas o menos, Gillette revela su último avance en tecnología de afeitado. En los últimos años eso significaba añadir mas hojas. Una, dos, tres, cuatro, cinco y hasta una hoja adicional en la parte posterior. Pues bien, tras décadas añadiendo hojas, Gillette ha decidido quitarlas.

Sobre estas líneas tenéis la nueva Gillette SkinGuard Sensitive. En general es parecida a la Fusion 5 ProShield, pero hay una diferencia importante: en vez de cinco cuchillas, ahora solo hay dos. entre ellas hay una pieza de plástico estriado que recorre tu cara y se supone que reduce la irritación. Esa es la tecnología Skinguard Sensitive.

Pero no creas que las cuchillas ya no están. Gillette asegura que hay “dos cuchillas de corte bajo (Low Cutting Force o LCF por sus siglas en inglés) que incluyen los bordes más afilados y las coberturas más avanzadas”.

Estos avances se anunciaron en la Conferencia de Innovación Global de Gillette que la compañía celebró en Nueva York este miércoles. En esa convención, un dermatólogo mostraba una serie de imágenes bastante gráficas de cómo una cuchilla arrancaba el folículo de la cara, causando irritación. Es de coña, porque las imágenes se parecen mucho al anuncio de la Gillette Mach 3 de los 90 en el que la compañía aseguraba que tres cuchillas son mejor que dos. Parece que ya no es así.

Photo: Adam Clark Estes (Gizmodo

Acabo de probar la cuchilla Gillette SkinGuard Sensitive hace un rato y no le encuentro mucha diferencia con la cuchilla de dos hojas que me dan gratis en el gimnasio. De hecho juraría que me ha causado más irritación que las Gillette Fusión que tengo en casa. Es probable que lo que pasa es que la SkinGuard Sensitive no es para mí. La compañía ha insistido e insistido en que la nueva cuchilla está específicamente diseñada para un tipo de usuario, pero tengo la sensación de que en ese target pueden sentirse incluidos muchos usuarios. Está dirigida a hombres de piel sensible.

En realidad no me molesta la retorcida estrategia de marketing. Una compañía que ha tenido las pelotas de pasar los últimos 20 años convenciéndonos a todos de que las cuchillas de afeitar son mejores cuantas más hojas tienen y de repente saca un modelo que retrocede 30 años en el tiempo merece toda mi admiración. Gillette dice que ha pasado tres años investigando la tecnología Skinguard para hombres con piel sensible. La compañía dice que menos cuchillas sirven para irritar la piel menos. Todo esto, repito, después de años añadiendo cuchillas para choteo del personal. Hasta Philips hizo un anuncio riéndose del tema.

Y todavía no has oído la mejor parte. La nueva Gillette Skinguard se venderá con un único recambio de cuchilla por ocho dólares. Si quieres cuatro recambios más te costarán 18 dólares a través del servicio de suscripción de la compañía. La Gillette Mach 3, que viene con cuatro recambios de cuchilla, cuesta 10 dólares. Eso significa que la nueva cuchilla de dos hojas cuesta el doble ue la vieja cuchilla de tres hojas. La estrategia de marketing es brillante.

La definición que Gillete hace de innovación es, cuanto menos, creativa. Al menos ese ha sido el caso en todos estos años en los que la compañía se las ha apañado para darnos razones para comprar nuevas cuchillas. Hace poco fue la maquinilla dotada de resortes que le permitían bascular, la Flexball que se supone que servía para no pasar por alto ninguna zona.

Antes de eso fue la maquinilla con un motor de vibración alimentado a pilas, la Fusion Power. Se supone que la vibración servía para capturar pelos más fácilmente o algo así. Hace alrededor de 12 años que Gillette lanzó la maquinilla con cinco hojas, y la Mach 3 y su diseño de tres hojas lleva 20 años en el mercado. La cosa es que todo este tiempo la innovación era añadir hojas, y ahora la innovación es quitarlas.

Photo: Adam Clark Estes (Gizmodo

Nada de esto hace más fácil saber qué maquinilla va a rasurar mejor y cuál te va a dejar llena de cortes. Al final se ve que innovación es una palabra un poco tramposa, al menos en lo que se refiere a maquinillas desechables. El trabajo de Gillette es hacerte creer que necesitas lo que vende, en este caso una nueva maquinilla que parece antigua, y ese trabajo es puro y duro marketing. De ti depende si quieres creértelo o prefieres hacer chistes sobre ello.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.