Acuerdo de mínimos en la UE para reformar la zona euro

La Unión Europea (UE) acordó este martes una reforma de la zona euro para luchar contra futuras crisis económicas, un plan mucho menos ambicioso que las propuestas de países como Francia para dar un nuevo impulso al bloque.

“Este no es el final del camino en nuestros planes para reforzar el euro. Nos basaremos en los progresos realizados para seguir trabajando el próximo año”, dijo el jefe del Eurogrupo, Mário Centeno, tras 18 horas de negociación.

Tras superar la crisis de la deuda, algunos de cuyos efectos como el desempleo se sienten todavía, y en un contexto de incertidumbre sobre el Brexit, la UE busca dotarse de una caja de herramientas más eficaz en caso de choques para la economía europea.

Los ministros de Finanzas, reunidos sin su par británico a causa del Brexit, lograron tras meses de discusión una reforma de mínimos, que deja fuera ideas como la creación de un superministro de Finanzas de la Eurozona o una especie de Fondo Monetario Europeo.

“Tenemos un buen resultado. La reforma de la zona euro avanza a pasos decisivos”, tuiteó el ministro alemán Olaf Scholz, mientras que su par galo Bruno Le Maire se felicitó por haber superado una “etapa importante” que “reforzará considerablemente la zona euro”.

Alemania y Francia, las dos primeras economías del euro, acordaron de antemano las reformas, pero el proceso se estancó debido a la debilidad del gobierno alemán de Angela Merkel y al malestar por este pacto de los países más pequeños del bloque, liderados por Holanda.

– Nuevas discusiones en 2019 –

AFP/Archivos / John ThysLa reforma de la eurozona, con 19 países europeos, es uno de los frentes abiertos para dar un nuevo impulso al bloque tras la marcha de Reino Unido el 29 de marzo y que pasa, esencialmente, por reforzar su seguridad y la protección de sus fronteras

Holanda fue, sin sorpresas, el país más reticente, junto a varios países del norte de Europa, a la creación de un presupuesto de la zona euro, defendido por el presidente francés, Emmanuel Macron.

El consenso sobre la creación de una capacidad fiscal para enfrentar crisis, a la que deberán dar su visto bueno los mandatarios durante una cumbre la próxima semana junto al resto de reformas, es mucho menos ambicioso que el galo.

La propuesta final vincula esta capacidad fiscal al refuerzo de las reformas exigidas por la UE y no como una ayuda para sobrevivir a una desaceleración económica inesperada, como habría querido Francia.

Otra de las propuestas controvertidas es la culminación de la Unión Bancaria con la creación de un sistema europeo de garantía de depósitos, a cuyo lanzamiento se oponía firmemente Alemania.

Berlín temía que los ahorristas alemanes acabaran pagando el rescate de establecimientos del sur de Europa, vistos como mal gestionados e imprudentes.

Los ministros europeos acordaron discutir de nuevo en junio de 2019.

Respecto al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), encargado de la ayuda a los países en crisis, los ministros acordaron dotarlo de una nueva función: prestamista de último recurso en caso de una crisis que golpee los grandes bancos europeos.

La reforma de la Eurozona, a la que pertenecen 19 países europeos, es uno de los frentes abiertos para dar un nuevo impulso al bloque tras la marcha de Reino Unido el 29 de marzo y que pasa, esencialmente, por reforzar su seguridad y la protección de sus fronteras.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.