Cinco señales que te están indicando que no debes comprar ese automóvil de segunda mano

Si te vas a comprar un automóvil de segunda mano y no tienes claro cuáles son los requisitos básicos para saber si estás ante una auténtica ganga o un vehículo que no vale su precio, aquí van cinco señales a tener en cuenta para huir de ese coche que parecía tan buena idea.

De esto va precisamente la última pieza de los chicos de Engineering Explained, quienes pasan a desgranar en su canal cinco señales para no comprar un vehículo usado si eres un usuario sin grandes conocimientos.

El primer punto o señal a tener en cuenta hace referencia al humo que sale del tubo de escape, de hecho, puedes aprender bastante sobre un motor basado en el humo y de qué color es (si no se trata de vapor).

Si hace frío afuera y acabas de arrancar el vehículo, el auto aún no se ha calentado y el vapor viene del tubo de escape. Eso es normal. Sin embargo, si empiezas a ver humo, especialmente una vez que se calienta, dependiendo del color puede decirte muchas cosas sobre el motor.

Si ves una especie de humo blanco espeso que sale una vez que ya está caliente, eso indica que el refrigerante está llegando a la cámara de combustión. En este caso es posible que el vehículo tenga un bloque de cilindros agrietado. “En el mejor de los casos, tal vez solo sea una junta de culata”, cuentan en el canal.

Además, si ves humo con una especie de tinte azulado, esto indica que el aceite también está entrando en la cámara de combustión. Esto podría significar que los anillos del pistón se han desgastado demasiado y que no están sellando adecuadamente la cámara de combustión.

También podría indicar que los sellos de la válvula tienen demasiado aceite, dicho aceite está goteando hacia abajo y se está metiendo dentro de la cámara de combustión. Por último, puedes ver un humo grisáceo o negruzco, lo que indicaría una combustión incompleta.

La segunda señal de que quizás no deberías comprar el vehículo usado se encuentra en las fugas de aceite y el estado general del compartimiento del motor (u otras fugas de fluido en el mismo compartimiento).

Image: Getty

Esto es importante, porque si abres el capó y todo está limpio o reluciente puede significar únicamente que el dueño lo ha limpiado bien. De hecho, limpio es difícil saber si el motor tiene problemas, así que lo primero que debes hacer es dar una vuelta para luego detenerte y ver si han aparecido fugas de aceite. Según explican en EE:

¿Hay refrigerante que se acumula en algún lugar debajo de la zona para el motor? Mira si hay humo saliendo del colector de escape, lo que podría decirte que algo de aceite está cayendo encima de él. En este punto solo quieres observar el estado del compartimiento del motor, así que verifica las mangueras, todos los conectores y las conexiones eléctricas. Básicamente, asegúrate de que no gotee nada.

También debemos asegurarnos de que no hay rastros de fugas en la parte superior del capó, espacio donde a veces los líquidos llegan. Si ves manchas oscuras es posible que existan fugas.

La tercera señal es lo que denominan como aceite de motor “lechoso o turbio, debes asegurarte de que no se parece al café cremoso”. De ser así, indicaría que se ha filtrado algo de refrigerante en el aceite del motor. Así que otra vez, si acaban de cambiar el aceite del motor, te lo han vuelto a poner difícil para saber la realidad del vehículo.

Image: Wikimedia Commons

¿Qué hacer? Lo mismo que en el paso anterior, ir a dar una vuelta larga con el coche y estacionarlo para pasar a inspeccionarlo y asegurarte que no haya cambiado su apariencia y que no contenga refrigerante, porque de ser así, si notas que tiene ese aspecto lechoso, entonces es probable que tenga un fallo en el cabezal o un tipo de grieta en el bloque.

Igualmente, puedes revisar la varilla medidora de aceite del motor para ver si el aceite es espeso y denso. Eso indicará que no han estado al día con los cambios de aceite. Otra manera de notarlo es mirando a través del tapón de llenado de aceite.

Para ello, retiras el tapón y echas un vistazo al interior con una linterna o la luz del móvil. Mira a su alrededor y asegúrate de verificar que el aceite se ve limpio, que no se acumulan lodos ni depósitos en el tren de válvulas. Esta parte es muy importante porque es la forma de saber si el motor goza de buena salud.

La cuarta señal es la que hace referencia al óxido excesivo. Como se aprecia en el vídeo, los chicos de EE acuden a la parte del vehículo que no vemos, la que está debajo (lo podemos hacer grabando con un móvil).

Image: Wikimedia Commons

Desde ese punto debemos identificar la suspensión, los componentes de la suspensión y el bastidor debajo del vehículo. Es normal ver un poco de óxido en el escape, pero un exceso es un problema. Y no solo óxido, desde esa posición es un buen momento para observar si el vehículo ha sufrido algún accidente o tiene algún tipo de daño exterior que no verías de otra forma (tip: la pintura entre paneles exteriores puede ayudar a identificar si ha sufrido algún daño).

Por último, la quinta señal de alarma hace referencia a si el motor está repleto de códigos, lo cual no es buena señal. Los chicos de EE hacen uso de un tipo de conector inalámbrico que se enchufa directamente en el vehículo y luego puedes escanearse con el móvil y ver si hay algún código.

En cualquier caso, desde EE explican que en cualquier tienda de autos pueden escanear un automóvil de forma gratuita, por lo que es una buena forma de hacerlo si no tienes una herramienta de escaneo o simplemente no sabes. [Engineering Explained]

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.