Cómo un pequeño pueblo de Florida convirtió en millonarios a sus habitantes gracias a Coca Cola

Cuando un pueblo de Florida llamado Quincy lo estaba pasando peor, su historia dio un giro de 180 grados. Hoy, entre sus calles siguen viviendo hijos y nietos de los llamados “millonarios secretos de Coca Cola”. Esta fue su historia.

Hubo un tiempo en que la pequeña población de Quincy, hasta entonces extremadamente pobre, se convirtió en la más rica per cápita de todo Estados Unidos. Ocurrió en medio de la Gran Depresión de los años 20 y 30, cuando un banquero llamado Pat Munroe notó que las personas estaban utilizando sus últimos cinco centavos para comprar una botella de Coca Cola.

En ese momento, Coca-Cola cotizaba por menos del efectivo en el banco, y las acciones eran notablemente baratas. Munroe no solo invirtió en múltiples acciones de Coca Cola, sino que instó a muchos de sus vecinos de Quincy a hacerlo. Al ser un banquero de confianza, muchos de los ciudadanos siguieron su consejo. A 19 dólares por acción, las acciones eran relativamente baratas, por lo que Munroe siguió insistiendo y la ciudad siguió comprando.

Image: Biblioteca en Quincy (Wikimedia Commons)

No sólo los animó a que compraran una participación en la empresa, incluso suscribió préstamos bancarios, respaldados por acciones de Coca-Cola, para que sus depositantes responsables alentaran a las personas a adquirir capital.

En aquellas fechas Coca Cola se había hecho pública a 40 dólares por acción, sin embargo, un conflicto con la industria azucarera y sus embotelladores provocó una caída del 50% poco después, cuando alcanzó esos 19 dólares por acción que aprovechó Monroe y el pueblo de Quincy. Munroe no pensó a corto plazo, se centró en las ganancias de fondo y en el poder de la marca para seguir comprando y animando al resto.

Image: Coca Cola en la ciudad (Wikimedia Commons)

Finalmente, el ojo de Munroe en el negocio dio sus frutos: las acciones de Coca Cola, junto con su capacidad para convencer a otros de seguir invirtiendo incluso cuando el mercado estaba bajo, fue lo que salvó a la ciudad de lo peor de la Gran Depresión. El pueblo agrícola pudo mantenerse a flote durante los tiempos difíciles únicamente con los dividendos de Coca Cola. Dichos dividendos también salvaron a la ciudad cada recesión desde entonces o cuando los cultivos fallaron.

Por último, la inversión trajo riqueza al pueblo. Quincy se convirtió en la ciudad per cápita más rica de todos Estados Unidos, y al menos 67 “inversores” de Quincy y sus familias pasaron a ser apodados como los “millonarios secretos de Coca Cola”. Y es que amasaron tanta fortuna de sus primeras participaciones que los millones fueron pasando por generaciones de cada familia.

En la actualidad, Quincy es una ciudad tranquila con una población que no llega a los 7.000 habitantes. En cualquier caso, si algún día la visitas, es muy posible que entre la gente de sus calles se encuentren, no sólo indicios del enorme legado de Coca Cola, si no a muchos d los descendientes de esos millonarios que invirtieron unos dólares en la compañía en vez de gastarlo en sus refrescos. [JoshuaKennon]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.