El secreto de este truco de magia que te ha dejado con la boca abierta toda la vida eran las matemáticas

El siguiente truco de magia con cartas surgió por primera vez a comienzos de la década de 1950 asombrando a las masas. Desde entonces, han aparecido otras versiones cuya base sigue siendo la misma. El truco siempre estaba en las matemáticas. Esta es su fórmula.

Se trata del denominado como Fitch Cheney’s Five-Card Twist, un truco de naipes inventado en 1951 por el profesor de matemáticas estadounidense William Fitch Cheney.

El truco consiste en lo siguiente: primero el mago sale de la habitación, dejando a su asistente con el público. El asistente le da una baraja completa de cartas a un miembro del público y le pide que la mezcle y que elija cinco cartas.

Luego el asistente toma las cartas, las mira, coloca una boca abajo y las otras cuatro escogidas por el miembro del público boca arriba, una al lado de la otra.

Ahora es el momento en que se permite que el mago vuelva a entrar. Este mira hacia la mesa y, sorprendentemente nombra y acierta la carta oculta. La audiencia se queda sin aliento y aplaude entusiasmada, ¿cómo demonios fue capaz de adivinar la carta?

Y a partir de aquí viene la respuesta, ofrecida hace unos años por el también matemático Colm Mulcahy en su libro Mathematical Card Magic.

Básicamente, lo que ha ocurrido es que el mago ha deducido la carta oculta a través de las cuatro tarjetas visibles. O para ser más exactos, el asistente de turno ha colocado las cuatro cartas visibles de una manera determinada que le comunica el valor de la tarjeta oculta, un código que el mago y el asistente acordaron de antemano. ¿Cómo?

Primero el asistente ve las cinco cartas que escogió el miembro del público y tiene la opción de cuáles de las cuatro revelar y cuál ocultar. Dado que hay cinco cartas, pero solo cuatro palos en una baraja, sí o sí debe darse el caso de que al menos dos cartas tengan el mismo palo.

El asistente entonces elige una de estas dos cartas del mismo palo para que sea la oculta, y coloca la otra en una posición fija sobre la mesa, por ejemplo, primero en la línea.

Digamos que hay dos corazones. El asistente esconde uno de los corazones y pone el otro primero en la línea. Cuando el mago regresa, mira las cuatro cartas alineadas una al lado de la otra, ve una carta de corazón en la posición 1 y sabe instantáneamente que la carta que falta es un corazón.

Image: PxHere

Luego, para determinar el valor de la tarjeta oculta, asistente y mago aplican valores a las otras cartas. Veamos. Hay 13 valores en una baraja. En orden serían (por ejemplo): As, 2,3,4,5,6,7,8,9,10, J, Q, K. Debemos considerar estos valores como repetitivos, como si fueran números alrededor de las agujas de un reloj, así que después de K viene As, 2, 3 y así sucesivamente.

Bien. Si eliges dos cartas cualquiera, sus valores pueden estar separados a lo sumo en hasta seis posiciones. Por ejemplo, 3 y 10 están separados por seis posiciones. Si contamos desde 10 sería: J, Q, K, A, 2 y 3.

Anteriormente establecimos que hay al menos dos cartas del mismo palo en las cinco que vio el asistente. El asistente tiene una opción sobre cuál mantener oculta y cuál colocar en la primera posición. Bien, la regla que tienen mago y asistente es que la carta más baja se revela, por lo que la carta oculta debe estar 1, 2, 3, 4, 5 o 6 valores por encima de ella.

Por tanto, las posiciones de las otras tres tarjetas visibles deben colocarse de manera que transmitan un número entre 1 y 6. Una vez que el mago tiene este número, todo lo que hace es contar el valor de la tarjeta en la posición 1 y sabe qué tarjeta está oculta.

El truco se basa en tener un acuerdo para todas las cartas en el mazo. El asistente mira las tres cartas visibles y calcula cuál es la carta más baja del ranking, cuál es la carta del medio y cuál es la más alta. Imagínense llamar a estas tarjetas L, M y H. De esta forma, existen seis arreglos para las cartas cuando se ponen de lado a lado bajo la siguiente fórmula:

LMH -> 1, LHM -> 2, MLH -> 3, MHL -> 4, HLM -> 5, HML -> 6

Es decir, que el asistente coloca las cartas en el arreglo correcto que codifica el número correcto para el mago. De esta forma, cuando coloca las cuatro cartas reveladas en una fila, la que está en la primera posición da el palo de la carta oculta, y las cartas en las siguientes tres posiciones codifican un número de la carta oculta. [New York TimesYouTube]

 

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.