Este es el origen de los huevos de dragón de Daenerys Targaryen en Juego de Tronos

Ya está disponible un nuevo libro de Juego de Tronos, pero no el que esperabas. En lugar de Vientos de Invierno, un libro que tenemos 6 años anhelando leer, Martin ha publicado Fire and Blood, el cual cuenta algunas historias acerca de la familia Targaryen y su llegada a Westeros.

Es una especie de libro de historia y no una novela, y se desarrolla cientos de años antes de los acontecimientos de Juego de Tronos. Sin embargo, aunque no es la próxima entrega de Canción de hielo y fuego, sí ofrece detalles interesantes e importantes de los personajes de los libros, sus antepasados y, en general, la historia de Westeros, Essos y más.

Uno de esos detalles tiene que ver con los dragones de Daenerys Targaryen, y cómo llegaron a su poder. En la primera temporada, cuando Dany se casa con Khal Drogo, recibe un obsequio de bodas de parte de Illyrio Mopatis, magíster de Pentos con el que vivió durante mucho tiempo, que al principio cree que no son más que tres piedras. Esas piedras en realidad eran tres huevos de dragón, le explicó Mopatis, que quedaron petrificados con el paso del tiempo. Al final de la temporada, cuando la Khaleesi quería ser incinerada junto a sus huevos y al cadáver de su marido, Daenerys surgió ilesa y con tres dragones.

Pero, ¿de dónde provienen esos huevos? Uno de los cuentos de Martin en su nuevo libro explica que los huevos pertenecían a Rhaena Targaryen, hija mayor de Aeynis I Targaryen, y una reina que vivió más 15 generaciones antes de Daenerys. Los huevos fueron robados por Lady Elissa Farman, amante de Rhaena, y después fueron vendidos a un marinero de Braavos para pagar un viaje al otro lado del mundo. El heredero de Aeynis I intentó hacerse con los huevos de nuevo, pero el marinero negó tenerlos en su poseción.

Desde entonces los huevos pasaron de un dueño a otros en Essos, y los dragones nunca salieron del cascarón debido a que para nacer requieren de sangre Targaryen y otros elementos, como el fuego. De este modo, y con el paso de los siglos, querdaron petrificaron, hasta que llegaron a las manos de Daenerys y nacieron tres dragones, los primeros de su especie en mucho tiempo, que además forman parte de una subespecie de dragones que son los más grande que existen.

El libro también revela que los dragones suelen negarse a cruzar el Muro de hielo y viajar al norte, lo que significa que fue una rareza que los de Dany lo hicieran.

Juego de Tronos regresa para su última temporada en 2019. [vía Mashable]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.