Esto es lo que pasa cuando conduces un automóvil con ruedas hechas de 3.000 clavos

En el extraño experimento con automóviles de hoy, el youtuber ruso Vlad suelda 3.000 clavos en la rueda e intenta conducir sobre una superficie de hielo. Esto es lo que sucede con los clavos cuando Vlad los somete al peso total de un Lada 110, y a las cargas dinámicas del insólito escenario.

Lo más extraño de este video es cómo el equipo de Garage 54 ENG trabajó para soldar los clavos a las ruedas. Primero soldaron un poco de chapa metálica a un borde para crear una superficie plana sobre la cual soldar clavos. A partir de ahí, literalmente clavaron cada clavo a las llantas. Uno a uno. Tres mil por rueda. Eso debe haber tomado mucho tiempo.

Con todo, lo lograron. Vlad logró dar una vuelta con estos clavos:

Sea como fuere, los clavos soportaron el peso del vehículo (porque la tensión es una función de la fuerza sobre el área, y con todos esos clavos, hay mucha área). También parecían aguantar cuando Vlad le da al coche un poco de aceleración y da algunos giros poco profundos.

Pero cuando Vlad cambia algo el terreno, los clavos fallaron debajo de las cargas de flexión y el resultado, como se muestra en la imagen de portada, se asemeja más a un puercoespín. Aún así, según el conductor, la configuración dio mucho agarre, lo que no es poco.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.