La verdadera razón por la que la candidata independiente ganó las presidenciales en Georgia

La candidata independiente a la Presidencia de Georgia, Salomé Zurabishvili, ganó la segunda vuelta de las elecciones no solo por ser popular entre la población, sino por el deseo de los georgianos de impedir que el expresidente Mijaíl Saakashvili volviera al país.

Según explicó a Sputnik el analista Nikolái Siláyev, del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad MGIMO de Moscú, era Saakashvili quien estaba detrás de la campaña electoral del candidato opositor Grigol Vashadze, quien obtuvo el 40,48% de los votos.

Malos recuerdos, buenas estrategias

De acuerdo con Siláyev, Zurabishvili —apoyada por el partido gobernante Sueño Georgiano— tiene un grupo de partidarios “pequeño pero activo”.

“Fueron a votar, mientras que la mayoría pasiva, que no apoya a Saakashvili, no lo hizo. Pero, ¿qué hizo Sueño Georgiano antes de la segunda vuelta? Instó de manera eficaz a que la mayoría —que no apoya a Saakashvili— fuera a votar”, explicó.

El analista subrayó que esto no significa que Zurabishvili sea “muy popular”, sino que indica que Saakashvili ha dejado tras de sí “muy malos recuerdos” a la mayor parte de la población georgiana.

Siláyev recordó que esta no es la primera vez que el partido gobernante usa esta estrategia electoral.”Cuando proponen votar por Saakashvili o por algo más, los votantes optan por algo diferente (…) y, por consiguiente, contra Saakashvili”, explicó.

A su vez, el presidente del Centro de Comunicaciones Estratégicas, Dmitri Abzalov, subrayó que los resultados de la votación “retrasan el regreso de Saakashvili a una campaña electoral”.

En cuanto al propio Saakashvili, ahora le resulta “más difícil trabajar ‘en campo abierto’, de modo que optará por la actividad opositora”, subrayó el analista ruso.

Así, tras el recuento de votos, el exmandatario georgiano declaró que “no confía en los resultados de las elecciones” e instó a que la población del país saliera a las calles contra los resultados de la votación. Por su parte, el candidato opositor Grigol Vashadze tildó de “vergüenza” los comicios presidenciales.

“Hemos sido testigos de una vergüenza del llamado Gobierno, en el sentido de que han perdido la legitimidad que les quedaba”, declaró el candidato del Movimiento Unido Nacional.

Zurabishvili, ¿una piedra en el zapato de EEUU?

Según otro politólogo, Stanislav Tarásov, la presidenta electa de Georgia es una persona “carismática y, al mismo tiempo, es una buena analista y está muy versada en la política internacional, en particular la europea”. Zurabishvili residió y trabajó en Francia durante 30 años y tuvo que renunciar a la nacionalidad francesa para postularse a la Presidencia de Georgia.

“No solo es una exdiplomática georgiana, sino también francesa”, indicó Tarásov.El experto agregó que fue París quien desempeñó un papel muy importante en la resolución de la crisis de 2008, cuando Georgia atacó Osetia del Sur por orden del entonces presidente Saakashvili.

Según sugirió Tarásov, Zurabishvili podría cambiar el rumbo político de Tiflis y dar un giro hacia Europa, en vez de optar por la cooperación con EEUU, algo que también “abre ciertas perspectivas para la normalización gradual de las relaciones entre Rusia y Georgia”.

El analista recordó también que Washington “intenta unir a Georgia a sus sanciones contra Irán. Pero creo que Zurabishvili es capaz de cambiar esta tendencia, si tenemos en cuenta que estas sanciones son desfavorables para Tiflis. Asimismo, los europeos —al igual que Rusia— perciben las relaciones con Teherán de manera diferente a los estadounidenses”.

De este modo, la presidenta electa “puede frustrar” los planes de Washington en la región del Cáucaso, concluyó Tarásov.

La también exministra de Exteriores del país obtuvo el 59,52% de los votos, informó la Comisión Electoral georgiana. La política jurará el cargo el 16 de diciembre, de acuerdo con el procedimiento estipulado por la Constitución del país.

Debido a que ninguno de los 25 candidatos a la Presidencia logró obtener más del 50% de los votos necesarios para la victoria, se organizó una segunda vuelta. En la primera, Zurabishvili solo logró aventajar en un 0,9% a su adversario opositor.El partido de Saakashvili, Movimiento Unido Nacional, gobernó el país durante nueve años, hasta 2012, cuando el partido político de centro izquierda Sueño Georgiano, liderado por el oligarca Bidzina Ivanishvili, ganó las elecciones legislativas. En cuanto al expresidente, quien abandonó el país en 2013, perdió la nacionalidad georgiana en 2015, tras haber adquirido la de Ucrania.

En julio de 2017, el mandatario ucraniano, Petró Poroshenko, decretó la anulación de la ciudadanía ucraniana que se le había concedido a Saakashvili.

En su país de origen, Saakashvili tiene pendiente una orden de captura por malversación de fondos públicos y represión violenta de una manifestación pacífica cuando gobernaba el país.

El Ministerio de Justicia georgiano advirtió en varias ocasiones que el también exgobernador de la región ucraniana de Odesa sería detenido en cuanto pisara suelo georgiano.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.