México confía en el éxito de nueva oferta para acreedores de aeropuerto cancelado

El gobierno de México confía en el éxito de una nueva oferta de recompra de bonos a inversionistas del cancelado proyecto de un nuevo aeropuerto en Ciudad de México y aclaró que no afectará el desarrollo de las terminales que reemplazarán a la obra abortada.

El secretario de Comunicaciones y Transporte, Javier Jiménez, dijo este miércoles que el gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que asumió el 1 de diciembre, tiene “firmes esperanzas” de que suficientes inversores acepten las nuevas condiciones, luego de que la mayoría rechazó la oferta original.

“La secretaría de Hacienda (Finanzas) nos dice que está muy confiada, muy optimista, en el sentido de que la estrategia para lograr lo que se está buscando (…) va a funcionar muy bien”, dijo Jiménez a la cadena local Televisa.

Hacienda modificó el martes su oferta de recompra luego de que un grupo importante de inversionistas rechazó el lunes el primer ofrecimiento para compensarlos por la cancelación del proyecto, donde invirtieron unos 6.000 millones de dólares y que López Obrador decidió anular mediante una cuestionada consulta popular a finales de octubre.

La cancelación había sido planteada desde su campaña electoral, cuando tachó a la obra, valuada en 13.000 millones de dólares, de “faraónica” y de estar “plagada de corrupción”.

Las nuevas condiciones incluyen el pago de 1.000 dólares y una prima del 1% por cada 1.000 dólares emitidos, de una recompra por 1.800 millones de dólares.

También se consideran nuevos escenarios para activar incumplimiento relativos al impuesto aeroportuario denominado TUA, garantía de los inversores, y a la operación de dos aeropuertos cercanos a la terminal cancelada.

Habrá incumplimiento si el flujo de dinero de la TUA se ve afectado por la operación de un nuevo aeropuerto en 70 km a la redonda de la actual terminal Benito Juárez o si el aeropuerto de Toluca, en el vecino Estado de México, incrementa su tránsito en más de cinco millones de pasajeros anuales.

Jiménez confirmó que el aeropuerto citado en la propuesta es el de Santa Lucía, actualmente de uso militar y donde López Obrador propone construir una nueva terminal menos costosa, que complementada por Toluca y Benito Juárez reemplazarían al aeropuerto cancelado.

Afirmó que el escenario de incumplimiento “no va a pasar” y agregó que el flujo de la TUA, que se había previsto en 500 millones de pesos al año (unos 25 millones de dólares), aumentó a 700 millones.

Jiménez detalló que existen recursos para la recompra pues hay 6.165 millones de dólares de dinero prestado que no se utilizaron debido al retraso que llevaba la obra y que ganaron intereses.

Reconoció, no obstante, que cancelar la construcción, la cual prosigue para evitar un incumplimiento hasta lograr un acuerdo con los inversores, hará “perder dinero” al gobierno.

“Se va a perder menos que si lo hubiéramos seguido”, concluyó.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.