Nuevo revés para el EI, expulsado de otro de sus feudos en Siria

Una fuerza siria dominada por combatientes kurdos y apoyada por Estados Unidos expulsó este viernes al grupo yihadista Estado Islámico (EI) de Hayin, principal localidad de su último reducto en el este de Siria.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), punta de lanza de la lucha antiyihadista en Siria, lanzaron en septiembre una ofensiva contra el bastión del EI en la provincia oriental de Deir Ezzor, cerca de la frontera iraquí.

En este sector, el EI solo controla ahora las localidades de Susa y Al Shaafa.

AFP / Vincent LEFAISiria

Es el último reducto del “califato” autoproclamado en 2014 por el grupo yihadista en amplias regiones a caballo entre Siria e Irak.

“Al cabo de una semana de intensos combates y ataques aéreos, las FDS consiguieron expulsar al EI de Hayin”, indicó Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), una ONG que dispone de una amplia red de fuentes locales.

La operación terminó de madrugada, precisó el director de la OSDH, al día siguiente del despliegue de las FDS en esta localidad del valle del Éufrates.

Los últimos combatientes del EI están ahora confinados en una red de túneles y en los alrededores de Hayin, localidad situada a unos 30 km de la frontera iraquí.

Según Abdel Rahman, unos 17.000 combatientes de las FDS están implicados en la ofensiva para expulsar al EI de este último bastión.

Ese éxito sobre el terreno suscita sin embargo la hostilidad de Turquía, que no ve con buenos ojos el protagonismo kurdo en la zona.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el estadounidense Donald Trump acordaron el viernes una “cooperación más eficaz” entre sus países en Siria, donde Ankara amenaza con lanzar una nueva ofensiva contra una milicia kurda, según indicó la presidencia turca.

Erdogan había comunicado esta semana que iba a lanzar una operación contra las milicias kurdas en Siria, la tercera en el norte del país vecino en menos de dos años.

– En el desierto –

Desde el inicio de la ofensiva el 10 de septiembre en Hayin, más de 500 combatientes del FDS han muerto contra 900 miembros del EI, según el OSDH. También perecieron alrededor de 320 civiles.

Además de este último reducto, los yihadistas del EI se hallan en un sector del desierto sirio que se extiende del centro del país a la provincia de Deir Ezzor, donde libran esporádicos combates a las fuerzas del régimen sirio.

El “califato” del EI, que llegó a su apogeo en 2014, se ha reducido luego de forma drástica debido a múltiples ofensivas contra los yihadistas. Pero el EI mantiene una gran capacidad para golpear con dureza mediante atentados especialmente sangrientos en países de la región y en el extranjero.

Este grupo acaba de reivindicar el atentado del mercado de Navidad de Estrasburgo, en el este de Francia, que dejó el martes tres muertos y 13 heridos.

“El EI había anticipado su derrota en el campo de batalla, la pérdida de su califato, y se preparó en consecuencia” explica Bruce Hoffman, profesor de la universidad Georgetown en Estados Unidos. “Centenares de yihadistas han podido huir de Siria, han sobornado a guardias fronterizos para entrar en Turquía, y de ahí, han desaparecido. El EI juega a largo plazo”.

Para Brandon Wallace y Jennifer Cafarella, del Institute for the Study of War (ISW), el EI “ha hallado nuevas fuentes de ingreso” y “se prepara para una futura insurreccion a gran escala, a la vez en Siria e Irak”.

La devastadora y compleja guerra en Siria, iniciada en marzo de 2011 con la brutal represión de manifestaciones prodemocracia tras la Primavera Árabe, ha causado más de 360.000 muertos y provocado el desplazamiento de millones de personas.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.