Seúl se disculpa por arresto de vagabundos, trabajo forzoso

El principal fiscal de Corea del Sur se disculpó el martes por lo que describió como una investigación fallida sobre la esclavización y maltrato a miles de personas en una institución para vagabundos en las décadas de 1970 y 1980, casi 30 años después de la absolución de su propietario por delitos graves.

Las declaraciones del fiscal general del país, Moon Moo-il, fueron la primera vez que el gobierno mostró formalmente remordimientos por uno de los peores episodios de violaciones de los derechos humanos en la historia reciente de Corea del Sur. Además aumentaron la presión sobre el parlamento para que apruebe una legislación que dé pie a una pesquisa en profundidad sobre lo ocurrido en Brothers Home, una institución ya cerrada y cuyo dueño fue exonerado de acusaciones graves en medio de un evidente encubrimiento orquestado en los niveles más altos del ejecutivo.

“El pasado gobierno creó una directiva que no tenía base legal y usó el poder del estado para detener a ciudadanos en la instalación de confinamiento Brothers Home con el propósito encubierto de protegerlos; lejos de esto, los (presos) fueron sometidos a trabajos forzosos al tiempo que experimentaron una violencia brutal y otras violaciones graves de sus derechos humanos”, declaró Moon, que realizó varias pausas en su declaración mientras parecía contener las lágrimas.

“Acepto con gran pesar los resultados de nuestro comité (sobre casos pasados) de que la fiscalía cedió a la presión de arriba y cerró su investigación de forma prematura. Incluso en los cargos incluidos en la acusación, los acusados no fueron castigados de forma adecuada durante los juicios. Este fue un proceso que no puede describirse como democrático”, agregó.

Moon ofreció su disculpa durante un encuentro con alrededor de una docena de expresos, de los cuales la mayoría eran niños cuando la policía los sacó de las calles y los encerró en Brothers Home. Las víctimas hablaron sobre su experiencia en el centro, incluyendo la esclavización y los ataques casi diarios, cómo su repentina desaparición arruinó a sus familias o su lucha por sobrevivir desde entonces.

“No tengo amigos porque no pude ir a la escuela”, dijo Park Sun-yi, que pasó de cinco años en Brothers Home tras ser detenida por la policía a la edad de 9 años. “No tenemos familias a las que volver en Chuseok”, agregó refiriéndose a la festividad coreana del Día de Gracias.

La justicia no responsabilizó a nadie por los cientos de muertes, violaciones y palizas en el centro Brothers Home de la ciudad de Busan, que fueron documentadas por un reporte de The Associated Press en 2016. La información de AP se basó en cientos de documentos exclusivos y docenas de entrevistas con funcionarios y exdetenidos, que mostraron que los abusos en la institución fueron más crueles y generalizados de lo que se creía hasta entonces.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.