SpaceX rompió 4 récords mundial es en su último lanzamiento de un Falcon 9 al espacio

El exitoso reciente lanzamiento de un cohete Falcon 9 desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California, Estados Unidos, ha dado lugar a cuatro nuevos récords para SpaceX, una clara señal de que la compañía liderada por Elon Musky la industria espacial comercial en general están madurando rápidamente.

A las 10:34 a.m. hora del Pacífico (1:34 p.m. ET) del lunes 3 de diciembre, y bajo un cielo azul claro, un cohete Falcon 9 fue lanzado al espacio. El lanzamiento fue notable y rompió récords de cuatro formas distintas.

En primer lugar, fue el lanzamiento número 19 de SpaceX del año, superando su récord anual anterior de 18, que se estableció el año pasado. En segundo lugar, el cohete Falcon 9 logró llevar a órbita 64 satélites a la vez, un récord para los Estados Unidos (India tiene el récord mundial para un despliegue de satélites por lotes, lanzando 104 satélites a la vez en 2017). En tercer lugar, el cohete reutilizable que usaron, conocido como B1046, se convirtió en el primer Falcon 9 (o mejor dicho, su primera fase) en ser utilizado en tres lanzamientos distintos. Los dos anteriores ocurrieron el 11 de mayo y el 7 de agosto de este mismo año. Por último, y en otro precedente, este mismo cohete ahora ha sido lanzado desde las tres plataformas de lanzamiento de SpaceX: la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy, el Complejo de Lanzamiento de la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, y ahora el Complejo de Lanzamiento 4E en la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California, según reporta Florida Today.

Nada mal, SpaceX, nada mal. Pero siendo justos, la compañía privada de cohetes tuvo alguna ayuda; su único cliente para esta misión, SpaceFlight Industries, compró acceso exclusivo al Falcon 9, y es la primera vez que SpaceFlight ha hecho algo así, según CNN. El lanzamiento simultáneo de 64 satélites de hoy apunta hacia una nueva tendencia de usar satélites mas compactos y baratos, y la disminución de la necesidad de usar un cohete de mucha potencia.

Esta misión de SpaceFlight y SpaceX, apodada SSO-A: SmallSat Express, incluyó 15 “microsats” (microsatélites) y 49 “cubesats” (satélites en forma de cubos pequeños). En la misión participaron mas de 34 organizaciones públicas y privadas de 17 países, incluyendo Estados Unidos, Australia, Canadá, Italia, Polonia, y otros.

Spaceflight Industries empacó los 64 satélites en una pila de carga de poco mas de 6 metros de altura, la cual fue dividida en dos partes. En un comunicado, la compañía lo describió como “uno de los esfuerzos más intrincados” que jamás haya emprendido.

Con SpaceX asumiendo la responsabilidad del lanzamiento del Falcon 9, Spaceflight Industries manejó “toda la planificación de la gestión de la misión, la ingeniería, la integración, los procesos de ingeniería de sistemas y garantía de la misión, los procedimientos normativos y de políticas, la contratación y el desarrollo de negocios para la misión”, según aseguró la compañía en un comunicado.

Cuando el Falcon 9 llegó al espacio, su cono de la nariz cayó y los satélites comenzaron a emerger.

“Seis despliegues, que se producen entre 13 y 43 minutos después del despegue del cohete, serán seguidos por las secuencias de despliegue propias programadas por Spaceflight”, explicó SpaceX en un comunicado. “Se espera que los despliegues de Spaceflight ocurran en un período de seis horas”.

Entre los satélites se encontraba un dispositivo de fabricación australiana que conectará dispositivos remotos a Internet, un par de SkySats de Planet y dos satélites, uno de Estados Unidos y otro de Finlandia, que se utilizarán para rastrear aviones y barcos. El cohete también desplegó un satélite experimental de astrobiología desarrollado por un grupo de estudiantes de secundaria de Florida, informa CNBC.

La primera fase de cohete reutilizable B1046 logró aterrizar con éxito en una barcaza no tripulada después del lanzamiento, pero el aterrizaje del carenado de la carga no se realizó como estaba previsto. El carenado, una estructura en forma de cono que protege satélites, equipos, alimentos y otros artículos durante el viaje al espacio, se suponía que iba a ser atrapado por la red de un barco de recuperación conocido como el Sr. Steven. En su lugar, cayó en el océano, algo que no pareció afectar al director ejecutivo de la compañía, Elon Musk.

Las mitades del carenado del Falcon 9 no fueron atrapadas por la red, sino que cayeron suavemente en el agua. El Señor Steven las está recogiendo. El plan es secarlos y lanzarlos de nuevo. Nada de malo en nadar un poco.

Es cierto, es difícil estar molesto tras una misión tan exitosa. [CNBCSpaceFlight IndustriesCNNFlorida Today]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.