Un tren surcoreano cruza al Norte de cara a una posible reconexión ferroviaria

Un tren con autoridades e ingenieros surcoreanos a bordo inició el viernes un viaje excepcional a Corea del Norte de cara al estudio de una posible reconexión de las líneas de ferrocarril de ambos países.

Trabajar para recuperar las conexiones entre el Norte y el Sur de la península era uno de los objetivos anunciados por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, al término de su primera cumbre, en abril.

Unir ambas redes y modernizar las viejas vías norcoreanas constituiría un cambio importante para la península, donde las comunicaciones civiles directas -incluida la vía postal- están rigurosamente vetadas desde la división sellada en el armisticio de 1953.

Es la primera vez en una década que un tren surcoreano pasa al Norte.

En unas imágenes de televisión, se apreciaba un tren rojo, blanco y azul saliendo de la estación surcoreana de Dorasan, en el oeste de la península, cerca de la Zona Desmilitarizada (DMZ) que separa las dos Coreas.

“La reconexión de las líneas de ferrocarril señala el inicio de una era de coprosperidad entre el Norte y el Sur”, declaró la ministra surcoreana de Transporte, Kim Hyun-mee.

Agregó que esta reconexión también permitiría mejorar los horizontes económicos de Corea del Sur, que desde la guerra de Corea (1950-1953), está aislada del resto del mundo desde el punto de vista terrestre. La conexión ferroviaria le permitiría exportar a los mercados rusos, chinos e incluso europeos.

– Periplo de 18 días –

POOL/AFP / JEON HEON-KYUNExpertos surcoreanos se preparan para cruzar la frontera a bordo del tren en la estación de Dorasan en Paju el 30 de noviembre de 2018

En el tren viajaban 28 surcoreanos, incluyendo ingenieros de ferrocarril, así como 55 toneladas de fuel y un generador.

Cuando el convoy llegue a la estación de Panmun, terminal norcoreana al otro lado de la DMZ, los seis vagones se engancharán a un tren norcoreano y la locomotora surcoreana regresará al Sur.

Los surcoreanos y sus homólogos del Norte realizarán un periplo de 18 días para inspeccionar dos líneas, a lo largo de 2.600 km.

Por un lado, se examinará el estado de la línea que conecta la ciudad de Kaesong con Shinuiju, ubicada en la frontera china, via Pyongyang y construida por Japón a principios del siglo XX.

Por otro, la que enlaza la región del Monte Kumgang, cerca del límite oriental de la DMZ, con el río Tumen, en la frontera rusa.

En un gesto de reconciliación, las dos Coreas reconectaron la línea occidental en 2007 y algunos trenes de carga circularon entonces hacia el parque industrial intercoreano de Kaesong, en el Norte. Pero la “cooperación ferroviaria” no sobrevivió al auge de las tensiones entre ambos países, debido al desarrollo de programas atómicos y balísticos por Corea del Norte.

POOL/AFP / KIM HONG-JISoldados surcoreanos abren la barrera para que pueda pasar el tren hacia Corea del Norte, en la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas en Paju el 30 de noviembre de 2018

Pese a que se han reducido las tensiones, Pyongyang sigue sometido a sanciones de la ONU a causa de estos programas, prohibidos.

De hecho, el proyecto de reconexión fue retrasado por temores acerca de su conformidad con las sanciones internacionales. El Consejo de Seguridad de la ONU dio el visto bueno la semana pasada para permitir un estudio conjunto de las líneas.

En cualquier caso, Seúl asegura que esta primera misión solo busca recabar información sobre el estado de la red ferroviaria norcoreana y que solo se llevarán a cabo obras de remodelación si estas cuentan con el visto bueno de Naciones Unidas.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.