Alcalde y obispo de El Paso critican a autoridades EEUU por liberación masiva de migrantes

El alcalde de la ciudad de El Paso, en Texas (EEUU, sur), Dee Margo, dijo que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) violó un acuerdo de aviso sobre la liberación de inmigrantes al dejar sorpresivamente a centenas de personas en estaciones de autobuses sin dinero ni refugio.

“Fue una sorpresa, sí, y una violación a nuestro acuerdo con ellos”, dijo Margo en el programa “America’s Newsroom” del canal Fox News.

El Paso se ubica en la frontera con México y está separada de Ciudad Juárez por una valla que se extiende por cientos de kilómetros.

El alcalde dijo que debería modificarse el sistema inmigratorio y que los legisladores en Washington han evitado por años abordar el tema seriamente.

Margo explicó que desde octubre han sido liberados 24.000 migrantes en la ciudad y que hasta esta semana la organización Annunciation House les conseguía alojamiento y alimentos, pero que los refugios están desbordados.

Más de 1.600 inmigrantes, en su mayoría de Honduras y Guatemala, fueron liberados desde el 23 de diciembre.

También en Phoenix (Arizona) fueron liberados unos 6.000 inmigrantes desde mediados de octubre, informó el diario El Paso Times.

Según la filial de Fox en El Paso, KFox14, ICE explicó la liberación masiva diciendo que “debido a que tiene limitada la detención familiar por decisiones judiciales interpretando el Acuerdo de Flores (que establece plazos para personas detenidas), la agencia se ve obligada a liberar a familias aun cuando las organizaciones no gubernamentales no pueden brindarles alojamiento”.

Un portavoz de ICE dijo a CBS News que la liberación también se debía a la superpoblación de sus instalaciones de detención.

En tanto, la diócesis católica de El Paso afirmó en un comunicado que le preocupaba la situación de los cientos de inmigrantes liberados y calificó a la decisión de dejar a las personas en la calle sin dinero, ni alimentos o boletos a casa como “inhumana e inadmisible”.

“Familias de América Central huyen hacia nuestro país porque es la única esperanza para escapar de la violencia endémica y el hambre que enfrentan. ¿Quién de nosotros ante circunstancias similares no haría lo mismo por su familia? Pero en vez de ayudar a mejorar la situación en su país natal, una situación en la que nuestra nación ha contribuido de muchas maneras, especialmente por nuestra afección por drogas ilegales, maltratamos tanto a aquellos que buscan refugio que se espera que otros no vengan”, dijo el obispo Mark J. Seitz.

El clérigo añadió que “la verdad es que huyen para salvar su vida. Enfrentarán los riesgos que sean necesarios. En tanto, nosotros, que somos ciudadanos de esta nación, una de las más ricas del mundo, tendremos que lidiar con las consecuencias de nuestros corazones endurecidos. Claramente, en esta época de Navidad, el recién nacido Salvador no hallará lugar”.

La secretaria de Seguridad Interna de EEUU, Kirstjen Nielsen, visitaba el 28 de diciembre varios centros de detención en la frontera sur con México, tras la muerte de una niña de 7 años y un niño de 8, originarios de Guatemala, cuando se encontraban bajo custodia de la Patrulla Fronteriza.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.