¿El rojo de nuestros ojos es por el cloro de la piscina? ¡No!

Se tiene la creencia de que el enrojecimiento en los ojos mientras se está en una piscina se debe únicamente al cloro o a los distintos químicos que usan los establecimientos para descontaminar el agua. La realidad es diferente. Una mezcla entre esas sustancias, el cloro, la orina, resto de heces fecales y sudor, provocan una sustancia que causa ese picor y enrojecimiento.

El programa de Agua Saludable de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos, a través de diversas investigaciones ha concluido que la orina al mezclarse con el cloro origina una sustancia química que provoca en nuestros ojos esa sensación de ardor y picor, además del enrojecimiento común. 

Getty Images

Aunque no se haya estudiado a profundidad y no se tenga evidencia de problemas graves en la salud, puede afectar a unas personas más que a otras. Este compuesto tóxico podría generar otros problemas en nuestro cuerpo, afectar los pulmones, el corazón e incluso el sistema nervioso central. Los niños son los más expuestos, pues suelen tragar más agua.

Getty Images

La cloramina, es el nombre de este compuesto químico que se forma a partir de esta unión. Otro de los componentes que aportan a la creación de esta sustancia -además del cloro y la orina-, es el propio sudor de las personas al momento de bañarse. 

Un estudio que realizó la Universidad de Alberta en Canadá analizó durante tres semanas en distintas ciudades las muestras de 21 piscinas entre privadas, públicas, hoteles y de uso recreativo. La piscina más grande de una capacidad de 840.000 litros contaba con 75 litros de orina.

Getty Images

Te puede interesar: ¿Cuánta orina hay en las piscinas y cuáles son sus consecuencias? https://culturizando.com/cuanta-orina-hay-en-las-piscinas-y-cuales-son-sus-consecuencias/

Se concluye que el olor característico de las piscinas que pensamos proviene del cloro, es realmente el olor que produce la mezcla de las bacterias fecales, sudor y orina junto al cloro. Lo más recomendable es ducharse antes y después de entrar a una piscina. 

Además, existen algunas medidas para controlar la cloramina. Las lámparas de radiación ultravioleta u ozono y el mantenimiento constante de las instalaciones pueden reducir este compuesto químico. En un comunicado el Gobierno de Nueva Gales del Sur especificó que está en manos de las organizaciones darle solución a este problema tan común.

El director del programa de Agua Saludable del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) afirma además, que no existe ninguna sustancia química que devele cuando una persona se orina en una piscina; ese mito del líquido azul brillante que se forma luego de que una persona orina, es falso. 

Getty Images

El CDC concluye que no se debe orinar, ni tragar el agua de las piscinas para evitar cualquier problema que este químico pudiese ocasionar. 

Con información de Culturizando

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.