Optimismo sobre las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos

Los mercados recibieron con optimismo este miércoles el fin de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos en Pekín, cuyo contenido se desconoce pero que se prolongaron media jornada más de lo inicialmente previsto.

“¿La prórroga significa que las negociaciones eran difíciles? Las negociaciones necesitan un esfuerzo de ambas partes. Solo puedo decir que su prolongación demuestra que las dos partes las toman muy en serio”, dijo el miércoles un portavoz del ministerio chino de Exteriores, Lu Kang.

La prensa china también se mostró optimista a pesar de que hasta ahora se desconoce el contenido de las conversaciones. “Las discusiones más largas de lo previsto sugieren que los responsables de ambos lados se comprometieron al acuerdo”, escribió el miércoles el periódico Global Times, cercano al poder.

Por su parte Donald Trump aseguró el martes en Twitter que las conversaciones con China “van muy bien”. El lunes su secretario de comercio, Wilbur Ross, ya apostó por un “acuerdo razonable”, al menos sobre una parte de los problemas en cuestión.

Los negociadores de Estados Unidos, liderados por el vicerrepresentante de comercio, Jeffrey Gerrish, se reunieron a partir del lunes con sus homólogos chinos en Pekín. Este miércoles el subsecretario de Agricultura estadounidense, Ted McKinney, indicó simplemente que las negociaciones “fueron bien”.

La prórroga y las declaraciones positivas de la parte estadounidense alentaron las bolsas, en alza en Europa, Estados Unidos y Asia.

Donald Trump está buscando un acuerdo con China, sobre todo para estabilizar los mercados financieros, según la agencia financiera Bloomberg.

El conflicto comercial de las dos primeras potencias económicas del planeta tiene consecuencias más allá de las fronteras. El Banco Mundial advirtió el martes que estas tensiones “ya están afectando a la actividad del mundo”.

“La resolución de sus diferendos será muy importante para la manera en la que la economía mundial tomará forma este año”, dijo a la AFP Ayhan Kose, un economista del banco mundial.

“Las repercusiones de esas fricciones dan miedo a los inversores”, dijo por su parte el miércoles un editorial del periódico chino China Daily. “La cuenta atrás ya ha empezado”, añadió.

En marzo se acaba la tregua en la guerra comercial que acordaron en diciembre en Buenos Aires el presidente chino y estadounidense.

Donald Trump y Xi Jinping decidieron dar tiempo a las negociaciones para intentar salir de la espiral de represalias comerciales que en 2018 llevaron a ambos países a imponerse aranceles mutuamente.

“La breve historia de esta disputa demuestra que las fricciones no benefician a ninguna de las dos partes”, indica China Daily.

El crecimiento de China está en fase de ralentización y sus intercambio comerciales con el resto del mundo, claves en su economía, se frenaron en noviembre, con exportaciones de +5,4% en un año e importaciones del +3%, compradas con el +15,6% y el +21,4% de octubre.

Una investigación reciente de UBS entre 200 empresas exportadoras con presencia en China indica que el 37% de ellas ya han sacado parte de su producción fuera de China durante este año y que un 33% tiene intención de hacerlo en un periodo de entre seis y doce meses.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.