Puedes comprar los cuatro espectaculares camaros de Transformers, pero no conducirlos

Quizá has visto una película de Transformers, o dos o seis, en los últimos 11 años. (Según Google, ya hay seis películas en la saga). Quizá hasta te gustaron, y soñaste con algún día tener un coche deportivo que se convertía en un robot como los que aparecían en la pantalla grande. Ahora tienes la oportunidad de tener cuatro.

Sin embargo, hay un problema. Los cuatro coches vienen con una licencia que no les permite ser conducidos en la calle. Por lo tanto, adiós a tu sueño de llevar a todos tus amigos en tu coche al próximo estreno de Transformers. Mala suerte.

La empresa de subastas Barrett Jackson subastará cuatro de los coches utilizados en las películas de Transformersen un paquete (en otras palabras, tienes que comprar los cuatro) en Scottsdale, Arizona este mes. Todos los coches son camaros Chevrolet de color negro y amarillo que representaron al robot Bumblebee, que recientemente apareció en una película innecesariamente sexy con su nombre.

El dinero recaudado de la subasta de los camaros será donado a organizaciones benéficas. La persona que gana la subasta recibirá un modelo de 2010 que se utilizó en las primeras dos películas, un modelo de 2010 de la tercera película, un modelo de 2013 de la cuarta película y un modelo de 2016 de la quinta.

No se necesita reserva, ni oferta mínima, para participar en la subasta. Cada uno de los cuatro coches viene con un V8 y una transmisión automática. De acuerdo con la casa de subastas, juntos los coches representan “un portfolio impresionante de coches de coleccionista exclusivos que no puede ser duplicado”. No obstante, los coches tampoco pueden ser conducidos en la calle, gracias a su licencia.

Según Barrett-Jackson, la licencia del vehículo nos informa que “ha sido modificado y por lo tanto no cumple los requisitos establecidos por las leyes de vehículos motorizados”. Barrett-Jackson afirma que un vehículo con este tipo de licencia “no se puede conducir en los caminos públicos y solo se puede utilizar para la exposición estática”.

La definición no dice si un coche con este tipo de licencia se puede convertir en legal, y tampoco está claro en las fuentes legislativas y legales de Estados Unidos. Pero un artículo de 2009 del New York Timesafirmó que un Buick Blackhawk de 1996 subastado por Barrett-Jackson con la misma licencia se pudo convertir en legal en aquel entonces. Según el artículo:

Casi todos los coches ofrecidos por G.M. se vendieron con un contrato de venta o una licencia que no permite que el coche sea conducido en calles públicas, de acuerdo con Barrett-Jackson. Coches con [un contrato de venta] nunca se pueden registrar legalmente para utilizar en las calles. Afortunadamente, el Blackhawk se vendió con una licencia, así que se podrá registrar y conducir en los caminos públicos. Sería una pena que el coche pasara el resto de sus días detrás de una cuerda de terciopelo.

No hay fotos de los interiores de los camaros que podrían mostrar modificaciones a los coches en la web de Barrett-Jackson. El anuncio tampoco dice por qué los coches se están vendiendo con este tipo de licencia.

Sin embargo, robots alienígenas peleadores tampoco son legales, así que es muy probable de que todo este se trata de autenticidad. Sí, será eso.

[H/t CarScoops]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.