Vizcarra regresa a Perú urgentemente tras destitución de fiscales de equipo Lava Jato

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, decidió adelantar el regreso a su país ante la destitución de dos fiscales claves del equipo especial Lava Jato, Vizcarra estaba viajando con rumbo a Brasil para asistir a la toma de mando de Jair Bolsonaro.

“Ante estos nuevos sucesos, he decidido adelantar mi regreso al país para seguir encabezando la lucha contra la corrupción y la impunidad”, comunicó Vizcarra en la red social Twitter.

​El fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, decidió separar del equipo especial Lava Jato a su coordinador general, Rafael Vela, y al fiscal José Domingo Pérez.

Pérez es quien llevaba las investigaciones sobre nexos con Odebrecht a los expresidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (1985-1990, 2006-2011) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

Asimismo, Pérez es quien venía investigando a la lideresa del partido Fuerza Popular (derecha), Keiko Fujimori.

Ante la decisión del fiscal de la Nación, Vizcarra condenó lo que considera un retroceso grave en la lucha contra la corrupción.

“Expreso mi enérgico rechazo ante la remoción de los fiscales a cargo de los más importantes casos de investigación sobre corrupción. La lucha frontal contra la corrupción y la impunidad es una política prioritaria de Gobierno, una necesidad impostergable y una causa ciudadana”, comunicó el mandatario en Twitter.

El equipo especial Lava Jato ha conseguido avances importantes en las investigaciones sobre Odebrecht que incluyen el pedido de extradición de Toledo de los Estados Unidos, la prisión preventiva que sufre actualmente Keiko Fujimori, y los avances en la investigación a Alan García.

Todos los mencionados son sospechosos de haber recibido dinero ilícito de parte de la constructora brasileña.

García, se sospecha, quiso evadir la justicia solicitando asilo al Uruguay en noviembre pasado aduciendo que era un “perseguido político” en Perú; el asilo le fue negado porque el gobierno uruguayo desestimó tal situación.

El fiscal José Domingo Pérez, quien se ha convertido en una figura icónica para la ciudadanía de Perú en la lucha contra la corrupción, ha venido señalando repetidas veces las intenciones de Chávarry de obstruir los avances del equipo especial Lava Jato.

Chávarry ha sido señalado por un informe de la Fiscalía como sospechoso de haber sido cabecilla de la red criminal Los Cuellos Blancos del Puerto.

Esta mafia estaba integrada por jueces, fiscales, empresarios y políticos, y logró infiltrarse en el sistema político y judicial dedicándose a delitos como el tráfico de influencias, sobornos, lavado de activos, entre otros.

Se sospecha que a esta red delictiva pertenecerían miembros de Fuerza Popular.

Desde que asumió el cargo en julio pasado, el fiscal de la Nación ha sido fuertemente cuestionado por su cercanía a los investigados por corrupción con Odebrecht.

El presidente Vizcarra ha hecho manifiesto su rechazo a la permanencia de Chávarry, alegando que es un obstáculo en la lucha contra la corrupción; asimismo, la mayoría de bancadas del Congreso se han plegado a este rechazo.

Las únicas bancadas en el Congreso que han apoyado la permanencia en el cargo de Chávarry han sido la de Fuerza Popular y la del Partido Aprista Peruano, cuyo líder es Alan García.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.