No, el asteroide Bennu no va a chocar contra la Tierra ni va a ser visible a simple vista el día de San Valentín

Hace unos días mostrábamos las espectaculares imágenes tomadas al asteroide Bennu a través de la sonda OSIRIU-REx. Casi sin darnos cuenta, y si hacemos caso a algunos medios, Bennu ha pasado a ser una seria amenaza para la civilización humana llegando a tildarlo de “apocalíptico”.

Uno de esos medios ha sido el británico Express, quién titula la noticia con un imaginativo: “La NASA advierte que el asteroide ‘apocalíptico’ Bennu aparecerá en el cielo el Día de San Valentín”. La noticia cuenta que la roca, de 500 metros de ancho:

Es un asteroide del fin del mundo que tiene una alta probabilidad de impactar en la Tierra dentro de cien años. Será visible a simple vista en la noche del 14 de febrero, ligeramente a la derecha de Marte.

En realidad no hay mucho que temer y cuesta sacar una conclusión verídica en el texto. Para empezar, Bennu no es un asteroide “apocalíptico”. De hecho, la NASA, donde no suelen regalar este tipo de adjetivos, jamás lo ha calificado ni remotamente parecido.

Para ser más exactos, oficialmente Bennu está calificado como “potencialmente peligroso”, una designación mucho más amplia de lo que se pudiera pensar que se aplica a muchos asteroides de tamaño suficiente cuyas órbitas los acercan relativamente a la Tierra. Según la descripción de la agencia espacial sobre el riesgo de impacto a corto plazo de Bennu:

Los expertos en asteroides del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, proyectan que Bennu se acercará lo suficiente a la Tierra durante el próximo siglo para tener una posibilidad de 1 en 2.700 de impactarla entre 2175 y 2196. Dicho de otra manera, esas probabilidades significan que hay un 99.963 por ciento de posibilidades de que el asteroide pierda de vista la Tierra. Aun así, los astrónomos quieren saber exactamente dónde se encuentra Bennu en todo momento.

Pero incluso si Bennu golpeara la Tierra, el daño estaría lejos de ser apocalíptico. Bennu tiene tan solo 518 metros de diámetro. Es el objeto más pequeño alrededor del que ha entrado en órbita una nave humana (OSIRIS-REx). Si lo consideramos en altura, el asteroide apenas es más alto que la Torre Willis en Chicago o la Freedom Tower en Nueva York.

Por tanto, el improbable impacto a partir de 2175 sería grave, sí, aunque únicamente a escala local. Los científicos estiman que los asteroides deben tener al menos 1 km de ancho, aproximadamente el doble del diámetro de Bennu, para causar una catástrofe global.

En cuanto a esa posibilidad de verlo “a simple vista” el día de San Valentín, como apuntan en Space es posible que estos medios simplemente hayan obtenido dicha información de una parte de la guía de observación de la NASA de febrero de 2019, donde se expone que Bennu estará cerca de Marte en el cielo nocturno del 14 de febrero, a la derecha del Planeta Rojo. Sin embargo, la pieza de la NASA dejaba claro que Bennu “será demasiado tenue para verse sin un telescopio especial”. [SpaceNASA]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.