Se come un paquete de castañas sin masticar y el resultado pasa a formar parte de la literatura médica

Una de las primeras cosas que enseñan a los niños cuando aprenden a comer es la importancia de masticar muy bien la comida antes de tragar. El siguiente caso que ha entrado en los registros de la literatura médica es el mejor ejemplo de ello. Incluso si has perdido la dentadura postiza.

El caso en cuestión se ha publicado recientemente en BMJ Case Reports. El protagonista de esta historia espeluznante fue un señor que pasó una larga temporada en el hospital después de que su intestino se obstruyera y posteriormente se perforara al comer una “gran cantidad de castañas” sin masticarlas. La razón, según el paciente, se debía a que había perdido su dentadura postiza.

Al parecer, el hombre, de 61 años, fue trasladado de urgencia a un hospital en Victoria, Australia, después de sufrir dolor abdominal durante más de 12 horas, así como náuseas y vómitos. Se le realizaron tomografías computarizadas y varias pruebas médicas. Los doctores especularon si el paciente podía tener alguna condición subyacente, quizás un tumor o una hernia interna, sin embargo, la causa se hizo evidente poco después: numerosas castañas sin masticar se encontraban enmarañadas en el intestino del hombre.

El resultado: la ingesta había provocado que el intestino delgado se perforara al menos 10 veces. Se habían obstruido debido a los bezoares. Estas son masas solidificadas en el tracto gastrointestinal que consisten en material vegetal no digerible, como fibras, cáscaras o semillas.

La mayoría de las personas no corren riesgo con los fitoquímicos si consumen una dieta normal, pero pueden ser un problema si, por ejemplo, has tenido una cirugía gástrica reciente o si eres diabético. Desafortunadamente para el paciente, su historial médico mostraba que también padecía diabetes tipo 2, enfermedades del corazón e hipertensión.

Esta fue la razón que llevó a los doctores a tomar una vía insólita. Para resolver el problema de las castañas casi enteras en su organismo le aplicaron una técnica similar a “ordeñar” a través del agujero en su intestino (imagen superior). Posteriormente tuvo que pasar cuatro semanas en el hospital debido a la incapacidad de su intestino para contraerse de manera normal.

Durante 12 de esos días, el paciente requirió nutrición administrada en otro lugar que no fuera la boca. Según concluyen los autores en el estudio publicado:

Por lo que sabemos, este es el primer caso reportado en el mundo de la medicina por el cual la ingestión de castañas resultó en SBO [obstrucción del intestino delgado] con múltiples perforaciones en toda la longitud del intestino delgado.

Ya saben: la comida siempre debe masticarse muy bien antes de tragar. [BMJ Case Reports]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.