Una ‘pesadilla legal’ de la época de la Revolución China está a punto de reeditarse en Venezuela

Una antigua disputa que tuvo lugar durante la Revolución china podría arrojar luz sobre lo que pasará con la empresa venezolana Citgo Petroleum, cuyos activos fueron congelados por el Gobierno de EEUU.

Citgo Petroleum es propiedad de la estatal Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA). Actualmente el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó está tratando de arrebatarle el control de Citgo al Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Estos intentos forman parte de su estrategia dirigida a derrocar al líder bolivariano y establecer un Gobierno interino que convocaría unas nuevas elecciones. Para hacerse con el control de Citgo, Guaidó le ordenó al Congreso designar las nuevas juntas directivas de PDVSA y su subsidiaria estadounidense.

El periodista Davide Scigliuzzo opinaque este nombramiento podría  producir “una situación de pesadilla legal”: una empresa con dos juntas directivas paralelas, cada una de las cuales, reclama ser la legítima.

Una situación parecida se produjo en el siglo pasado en China cuando el Banco de China tuvo dos juntas directivas: una liderada por el Gobierno comunista bajo la autoridad de Mao Zedong y otra administrada por los directores nombrados por el Gobierno Nacionalista en la República de Formosa, conocida actualmente como Taiwán.

A finales de 1949 la antigua administración intentó sacar 626.860 dólares de la empresa financiera Wells Fargo Bank & Union Trust Co. El banco de EEUU rechazó realizar esta movida, citando “reclamaciones conflictivas de la autoridad corporativa”. Como consecuencia la disputa acabó en el Tribunal del Distrito de California, recuerda Scigliuzzo.

“Los abogados de los directores de Taiwán argumentaron que el Gobierno Nacionalista era reconocido por EEUU. Por esta razón, dijeron que el Tribunal no debería reconocer a la nueva administración del Banco de China”, escribe el periodista en su artículo para Bloomberg. 

A comienzos de 1952 el Tribunal decidió a favor de los directores de Taiwán, entregándoles el control sobre la cuenta. El profesor Mitu Gulati de la Universidad Duke considera que este desenlace es “una buena señal para Guaidó”, quien fue reconocido por parte de Trump como el presidente “encargado” de Venezuela para incrementar sus posibilidades de derrocar al actual Gobierno venezolano.

“El Tribunal apelará a lo que dice el Departamento de Estado y creo que el Departamento de Estado dejó claro quién es el representante apropiado del pueblo venezolano”, declaró.

La batalla legal alrededor de las dos empresas petroleras ya está librándose en Venezuela. El 9 de febrero la agencia Reuters informó que PDVSA está tratando de remover a dos ejecutivos estadounidenses de la junta directiva de Citgo.

Scigliuzzo considera que si Guaidó finalmente gana la batalla, podrá heredar Citgo, que será necesaria para encontrar nuevas formas de prosperidad, especialmente si las operaciones diarias de “su pariente PDVSA” se quedan en manos de Maduro.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se autoproclamó el 23 de enero como “presidente encargado” tras acusar a Maduro de usurpar el poder Ejecutivo.

Varios países del continente americano, con EEUU a la cabeza, desconocieron a Maduro y expresaron su apoyo a Guaidó; México y Uruguay se abstuvieron de hacerlo, ofreciéndose a mediar en una solución política de la crisis; Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros, reafirmaron su respaldo al actual Gobierno venezolano.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.