Trump reitera sus ataques contra General Motors por el cierre de una fábrica

El presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró este martes sus ataques contra el grupo automotor General Motors (GM) y el poderoso sindicato del sector UAW, instándolos a reabrir una fábrica en Ohio (norte), un estado clave en la carrera para ganar las elecciones de 2021.

Trump, que fue elegido en 2016 con la promesa de repatriar a Estados Unidos los empleos industriales, viajará el miércoles a ese estado, que votó por él en las últimas elecciones y que afronta ahora una supresión de empleos anunciada por GM en noviembre.

“Acabo de hablar con Mary Barra, la directora ejecutiva de General Motors, a propósito de la fábrica Lordstown, en Ohio”, tuiteó Trump el domingo. “No estoy contento de que cierre [la fábrica] mientras el resto del país está en pleno BOOM (…) Le echa la culpa al UAW. No me importa, la quiero abierta”.

“GM ha abandonado nuestro país, pero otras muchas empresas, cuya situación es bastante mejor, vienen aquí”, añadió el presidente en un duro ataque contra la compañía estadounidense con la que ya había sido muy crítico a finales de 2018.

Trump instó este lunes al grupo automotor y al sindicato UAW a entablar negociaciones ahora en vez de esperar a septiembre como tienen previsto. “Quiero que los empleos permanezcan en Estados Unidos y quiero que Lordstown (…) reabra o se venda a una empresa que la reabra rápidamente”, dijo el mandatario.

GM anunció en noviembre su intención de suprimir 14.000 empleos en 2019, un 15% de los puestos del grupo, poniendo fin a la producción en siete plantas: una en Oshawa en Canadá, cuatro en Estados Unidos, incluida Lordstown, y dos fuera de Norteamérica.

La fábrica de Lordstown contrataba a 1.400 personas a tiempo completo, y su futuro se decidirá entre GM y el UAW en las negociaciones sobre un nuevo acuerdo salarial que comenzará este verano boreal, precisó General Motors.

El grupo automotor afirma que más de 1.000 empleados de las fábricas que va a cerrar en Estados Unidos ya han sido transferidos a otras plantas.

Las críticas de Trump llegan en un momento en el que estudia medidas para defender el sector automotor estadounidense ante la competencia de los socios comerciales de Estados Unidos.

El presidente amenaza, por ejemplo, con imponer un 25% de aranceles adicionales a los coches importados, una medida a la que se oponen GM y otras compañías del sector.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.