El líder conservador español lanza desde Cataluña su programa antiseparatista

Desde Barcelona, la capital regional de Cataluña, el joven líder conservador español Pablo Casado presentó este lunes una batería de propuestas contra el separatismo catalán, su principal arma frente al jefe de gobierno socialista, Pedro Sánchez, de cara a las legislativas de fin de mes.

“Pedro Sánchez es un peligro público para España. Es el presidente más radical, más sectario que ha habido en la historia democrática de España”, lanzó el líder del Partido Popular (PP), que pierde fuerza en los sondeos tras siete años en el poder (2011-2018).

Desde la planta más alta de un exclusivo hotel barcelonés, Casado arremetió duramente contra el acercamiento de Sánchez a los independentistas hasta que estos provocaron su caída y la convocatoria de elecciones para el 28 de abril.

Entre otras cosas, le reprocha haberse aliado con ellos y la izquierda independentista vasca, antiguamente cercana a la disuelta organización armada ETA, en la moción de censura contra el exjefe de gobierno conservador Mariano Rajoy que llevó a Sánchez al poder.

“Los enemigos de España, el golpismo y el terrorismo, ahora son los aliados de Sánchez”, dijo Casado, sucesor de Rajoy al frente del PP.

Con su espacio electoral disputado por Ciudadanos (centroderecha) y el emergente Vox (ultraderecha), también muy agresivos contra Sánchez y su política catalana, el líder conservador desplegó un amplio abanico de propuestas contra el independentismo.

Estas van desde la intervención de la autonomía catalana hasta la ilegalización de los partidos separatistas, pasando por la inclusión en el código penal del delito de convocatoria ilegal de referéndums, o la prohibición de indultar a sus líderes actualmente juzgados por el intento de secesión de 2017.

Además de la mano dura contra el independentismo, Casado también propuso una “revolución fiscal” para reducir numerosos impuestos, una ley de apoyo a la maternidad y medidas para luchar contra la inmigración ilegal.

Aunque criticado por todos los frentes –la derecha lo acusa de traidor y los independentistas le reprochan no negociar un referéndum de autodeterminación–, Sánchez se postula en los sondeos como principal candidato a la victoria en las elecciones del 28 de abril.

El Partido Popular de Casado sería segundo pero los otros dos partidos de derecha no obtendrían los apoyos suficientes para articular una mayoría alternativa.

Tampoco Sánchez lo tendría fácil: necesitaría del respaldo de Ciudadanos, que se opone frontalmente, o de los independentistas catalanes que lo hicieron caer no permitiendo la tramitación de sus presupuestos.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.