Las fotos tomadas por aviones espía durante la guerra fría se han convertido en un tesoro para los arqueólogos

En los años 50 y 60, el ejército de Estados Unidos tomó miles de fotos aéreas con cámaras a bordo de sus aviones espía U2. Poco podía imaginar el alto mando en aquella época que esas fotos están sirviendo ahora para encontrar reliquias arqueológicas y antiguas ruinas.

¿Por qué las fotos de un avión espía de hace décadas podrían tener alguna utilidad? Pues porque an algunas regiones del mundo devastadas por la guerra son el único documento que queda sobre cómo eran las ciudades o los asentamientos antes de que los conflictos armados los redujeran a escombros. En ciudades tan castigadas como Alepo, la capital de Siria. las fotos de los U2 son providenciales para conservar el patrimonio histórico y cultural del país.

No es la primera vez que imágenes tomadas en proyectos militares terminan sirviendo a la ciencia. entre 1959 y 1972, las agencias de inteligencia tomaron miles de fotos con los satélites del proyecto Corona. Esas imágenes se desclasificaron en 1990 y sirvieron como primera ventana al pasado arqueológico de estas regiones, pero por desgracia su uso era limitado porque carecen de la suficiente resolución.

Los aviones U2, en cambio, volaban a una altitud de 21.000 metros y sus cámaras eran mucho más sofisticadas hasta el punto de que en algunos casos las imágenes que ofrecen son mejores que las actuales de Google Maps. Esas fotos se desclasificaron en 1997, pero tienen un problema: acceder a ellas es un proceso muy engorroso. El ejército no se ha molestado en digitalizarlas, así que para poder estudiarlas hay que primero solicitar la imagen al Archivo General de Lenexa, en Kansas. Una vez se aprueba la solicitud, la imagen se envía a Maryland, a unas instalaciones que ni siquiera tienen los medios para digitalizar la foto. El investigador tiene que llevarlos consigo.

Eso es precisamente lo que han hecho los antropólogos Emily Hammer y Jason Ur, de las Universidades de Pennsylvania y Harvard. Ambos acaban de publicar un primer estudio preliminar con el contenido de 11 misiones de los U2 a Oriente Medio. Los investigadores explican:

Las fotografías tomadas por aviones espía U-2 durante los años 50 y 60, recientemente desclasificadas, son una nueva fuente de imágenes aéreas muy útil para la arqueología euroasiática. Tal como otras fuentes de imágenes históricas, las fotografías de los U-2 son una ventana hacia un pasado antes de la destrucción de muchos sitios arqueológicos a manos de la agricultura y el desarrollo modernos. Las imágenes de los U-2 preceden aquellas tomadas por los satélites espía CORONA, la otra fuente principal de imágenes históricas de Eurasia, y en muchos casos son de más alta resolución.

Por lo mismo, expanden el rango de sitios y rasgos arqueológicos que se pueden estudiar desde una perspectiva aérea. Sin embargo, existen obstáculos significativos para conseguir y acceder a imágenes de localidades particulares, y por lo tanto los arqueólogos todavía no acostumbran a valerse de ellas. En este artículo tenemos como meta disminuir estos obstáculos a través de una descripción del conjunto de imágenes de los U-2 y de un método para acceder a ellas. También proveemos el primer índice espacial de fotografías de los U-2 del Medio Oriente.

Una breve discusión de casos prácticos usando estas imágenes demuestra sus ventajas y limitaciones. Estos casos incluyen investigaciones de trampas de caza prehistóricas en el este de Jordania, sistemas de irrigación del imperio Neo-asirio del primer milenio a.C. en el norte de Irak y de comunidades del siglo XX que habitaban en los humedales del sur de Irak.

Hammer y Ur no han descubierto ningún tesoro oculto. Lo que han hecho es describir el procedimiento para pedir las fotos y ubicar la ruta de los aviones espía para conocer con exactitud los lugares que sobrevolaron. El estudio sienta las bases de futuras investigaciones arqueológicas o históricas en la región.algunas de sus fotos pueden verse a tamaño completo y comparadas con las de Google Maps aquí. [Universidad de Harvard vía Science]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.