LSD, ¿cómo pasó de tener un uso terapéutico a ser una droga recreativa?

El LSD no siempre fue una droga psicodélica; para el momento de su descubrimiento, se buscaba que funcionara como una medicina contra el dolor de cabeza. Pero, diferentes situaciones, llevaron a la sustancia a convertirse en lo que conocemos hoy en día, un antónimo de la medicina, que puede incluso afectar gravemente a quienes la consumen.

Albert Hofmann fue un químico e intelectual suizo, que descubrió la estructura de la quitina, pero es famoso por ser el primero en haber sintetizado, ingerido y experimentado los efectos psicotrópicos del LSD.-

Esta droga fue descubierta, sintetizada, ingerida y experimentada por el químico e intelectual Albert Hofmann. Los primeros acercamientos ocurrieron en 1938, cuando Hofmann investigaba los posibles usos de los alcaloides del cornezuelo de centeno con otras moléculas orgánicas y acabó sintetizando por primera vez el componente dietilamida de ácido lisérgico-25 (LSD).

El químico suizo se encontraba trabajando para la compañía farmacéutica Sandoz, donde intentaba estabilizar el ácido lisérgico, un derivado de la ergotamina. Estos estudios buscaban conseguir un fármaco útil para tratar la migraña.

En 1938, el químico comenzó a realizar pruebas con algunos alcaloides del cornezuelo de centeno del grupo ergolina. Mezclando ácido lisérgico con otras moléculas orgánicas, posteriormente ese mismo año, acabó sintetizando por primera vez -y de forma accidental- el componente ‘dietilamida de ácido lisérgico-25’, conocido como LSD.

Respecto a esto Hofmann declaró: “Fue entonces cuando produje dietilamida del ácido lisérgico, es decir, LSD. En realidad yo estaba intentando conseguir un analéptico, una sustancia estimulante del sistema circulatorio. Se probó en animales y no funcionó. La empresa consideró que el LSD no estimulaba el sistema circulatorio, y fue abandonado. Ya no se hicieron más pruebas hasta que en 1943 volví a hacer la síntesis y conseguí de nuevo la dietilamida del ácido lisérgico”.

Es entonces cuando el científico deja de lado este descubrimiento por algún tiempo y se dedicó a otros estudios. Ya para el año 1943, 5 años luego, Hofmann reanuda sus estudios con LSD y se expone a él accidentalmente.

Gracias a este contacto de la sustancia con su piel, el mismo Albert explica, que sufrió de mareos y alucinaciones. Según sus propias palabras sintió “una remarcable inquietud combinada con un ligero mareo” y, al mismo tiempo, observó “imágenes fantásticas, formas extraordinarias con intensos juegos de color caleidoscópico“.

Es por esto que tres días después, específicamente el 19 de abril de 1943, Hofmann decidió experimentar intencionalmente con la sustancia y sus efectos.

Realizó el experimento disolviendo 250 microgramos en un vaso de agua para beberlo.

Los registros indican que el químico tomó una dosis de LSD a las 16:40 de Suiza y que 40 minutos después registró sus sensaciones, las cuales eran “un mareo incipiente, ansiedad, distorsiones visuales, síntomas de parálisis y deseo de reír”.

El consumo de LSD produce fuertes alucinaciones que se dan en proporción con la cantidad ingerida.-

Comparado con el primer contacto accidental, en este seguro experimento los efectos producidos por el LSD se multiplicaron exponencialmente. Hofmann indicó que llegó a convertirse en una experiencia insoportable y que por un momento pensó que moriría.

Pero, al día después según lo que explica el científico, se sintió con una vitalidad muy grande, con la capacidad de percibir todo de una forma más fuerte y viendo todo más brillante. Esto hizo que Hofmann quisiera seguir experimentando con la gente.

Para el año 1947, el doctor Werner Stoll inició estudios para conocer las propiedades psicológicas del LSD. Este llegó a la conclusión de que la sustancia producía alteraciones de la percepción, alucinaciones y aceleración del pensamiento, sin notar ningún efecto negativo.

Posterior a esto, los alcohólicos, neuróticos, autistas y drogadictos tenían resultados positivos con el uso del LSD. Este hecho llamó la atención del Pentágono y de la CIA, a quienes les sorprendía que el químico era 4.000 veces más potente que la mescalina, una sustancia utilizada por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

Hofmann insistió por años en la utilidad y potencial médico del LSD, pero en los años 60 la droga se popularizó entre los jóvenes para aprovechar sus efectos recreativos y alucinógenos; esto le dio una mala reputación a la sustancia, que combinada con la revolución cultural del momento, se introdujo definitivamente en la polémica.

Con el paso de los años, comenzaron a surgir historias de consumidores que presuntamente llegaron a desarrollar daños psicológicos permanentes, gracias al abuso de la droga. Debido a esto el LSD se comenzó a prohibir en varios países, en conjunto con otras drogas psicodélicas, lo que resultó en el cese de las investigaciones con esta sustancia en muchos laboratorios.

Hofmann afirmó sentirse decepcionado de que el abuso casual del LSD eclipsara el potencial científico de la droga. Para él, la sustancia podía combatir diferentes padecimientos si se continuaba con los estudios.

Hace poco tiempo, en el año 2008, se reanudó la investigación clínica sobre los efectos psicoterapeúticos del LSD. Y en la actualidad, se desarrollan diferentes estudios en este sentido: una en Suiza y otra en la Universidad de California, Estados Unidos, entre otros lugares.

La situación legal del LSD viene determinada por el Convenio de Viena de 1971, donde se la clasifica dentro de los psicotrópicos, junto a la fenciclidina, el MDMA, la anfetamina y la metanfetamina.

Los excesos respecto a la sustancia, detuvieron en el pasado la búsqueda de sus posibles usos médicos. Quizás, en próximas investigaciones y experimentos los químicos y diferentes especialistas, den con las dosis adecuadas que puedan convertir el uso del LSD en un tratamiento a favor de la salud.

Con información de Culturizando

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.