Nordelta, el barrio privado preferido como refugio del narco VIP en Argentina

Se desbarató otra banda dedicada a la venta de drogas ilegales instalada en una exclusiva área residencial y comercial del área metropolitana de Buenos Aires, elegida por las cúpulas del crimen organizado por las dificultades que tiene la Justicia para acceder allí.

‘Los Reyes del Norte’. Así los apodaron la policía y la prensa, como si a cada historia de éxito en la aprehensión de narcotraficantes les hiciera falta un título digno de una cartelera de cine. Esta investigación, que duró dos años, parecería ameritarlo.

La Policía de la provincia de Buenos Aires detuvo a 14 personas en 30 allanamientos, en un operativo en el que se descubrieron seis kilos de cocaína, cinco kilos de marihuana, un kilo de metanfetaminas, 650 pastillas de éxtasis y 130 dosis de LSD, además de dinero en cifras millonarias en mansiones y financieras, autos y embarcaciones de lujo. ¿Dónde? En Nordelta.

El exclusivo y excluyente complejo residencial de lujo de la zona norte del conurbano bonaerense fue nuevamente puesto en la mira por ser el sitio de hospedaje y centro de operaciones de la cúpula de una banda narco, un lugar célebre por tratarse más de una ciudad amurallada y aislada que un simple ‘country’, apodo que reciben en Argentina los barrios privados.

“En Nordelta tenés una seguridad en la cual, si no sos propietario, no podés entrar sin autorización. Entonces logran estar en un ambiente super controlado que a su vez hace difícil que se les haga cualquier tipo de seguimiento porque no se puede acceder a la intimidad de esos barrios, ya sea la policía o los sicarios”, dijo a Sputnik Virginia Messi, autora del libro Narcolandia.

Una muralla separa a Nordelta del territorio que rodea a este exclusivo barrio privado de la provincia de Buenos Aires

© SPUTNIK / FRANCISCO LUCOTTIUna muralla separa a Nordelta del territorio que rodea a este exclusivo barrio privado de la provincia de Buenos Aires

La especialista investigó los pasos que llevaron a la radicación en Argentina de capos de la mafia colombiana como Henry López Londoño, alias Mi Sangre, a quien detuvieron allí en octubre de 2012.

Este complejo residencial tiene cinco escuelas privadas primarias y secundarias, un importante centro comercial, tiendas y supermercados, edificios corporativos, centros médicos, estaciones de servicio, restaurantes, campos y canchas de varios deportes, guardería náutica y helipuerto. Es una fortaleza.

“El poder, la ostentación, el dinero van poniendo barreras a los investigadores, entonces tenemos los dos extremos: la distribución de la droga más básica está en las villas, y lo más complejo y los organizadores están en los ‘countries'”, dijo a Sputnik el prefecto general retirado René Vicente Reibel, exjefe del Departamento Narcotráfico de la Prefectura Naval Argentina entre 2010 y 2013.

“Es mucho más fácil capturar a los ‘soldaditos’ y narcomenudistas que combatir a las grandes organizaciones”, agregó el experto.

Una de las entradas a Nordelta, un exclusivo barrio privado de la provincia de Buenos Aires

© SPUTNIK / FRANCISCO LUCOTTIUna de las entradas a Nordelta, un exclusivo barrio privado de la provincia de Buenos Aires

Reibel explicó que las fuerzas de seguridad dedicadas al combate del narcotráfico son auxiliares de la Justicia federal y sus movimientos están determinados por lo que decidan los jueces, secretarios o fiscales.

Indicó que las indagaciones complejas para desarticular las cúpulas de las estructuras delictivas demandan mayores presupuestos y tiempo, por lo que no tienen la visibilidad mediática con la misma periodicidad que los allanamientos a las bases de las bandas criminales, que tienen más exposición por trabajar en los barrios populares.

“Es más costoso realizar investigaciones sobre las redes del narcotráfico, mientras que hacer un procedimiento rápido con incautación de grandes dosis, que se dan a publicidad, también interesa”, aseguró el prefecto general retirado.

“Todos los gobiernos trabajan en la misma sintonía, lamentablemente. Los de abajo son visibles, la misma gente del barrio te dice ‘en esa casa se vende droga, este lugar es un búnker’ porque se cansa de que esa gente ande pululando por ahí y contaminando a la juventud”, dijo.

Dentro de Nordelta hay una marina, donde amarran los yates de los pudientes propietarios de casas del barrio privado; entre ellos, algunos narcotraficantes

© SPUTNIK / FRANCISCO LUCOTTIDentro de Nordelta hay una marina, donde amarran los yates de los pudientes propietarios de casas del barrio privado; entre ellos, algunos narcotraficantes

“Ahora, sobre los de arriba hay una protección grande porque utilizan grandes cantidades de dinero para moverse, tienen autos lujosos, yates espectaculares. Nordelta justamente está ubicado a la ribera del Río Luján, que conecta con el Río de la Plata. Ellos se mueven en otro nivel y se necesita otra estructura para estas investigaciones”, concluyó.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.