Reconstruyen la imagen de un perro de hace más de 4.000 años. Sigue siendo un buen chico

Lo que vemos es obra de un artista forense que utilizó imágenes en 3D para reconstruir un perro que vivió hace más de 4.000 años. Un modelo completo, con los músculos, piel y cabello de forma extremadamente realistas, y todo gracias a los huesos encontrados en una tumba neolítica en Escocia.

Para ello, Amy Thornton, usó una impresión 3D de una tomografía computarizada del cráneo de la criatura. La datación por radiocarbono de los huesos de perro desenterrados en la zona de Cuween había demostrado anteriormente que los caninos se colocaron en la cámara más de 500 años después de la construcción de la tumba, lo que sugiere que fueron enterrados en algún tipo de ritual.

Un proyecto que fue encargado por el Historic Environment Scotland (HES). Según el investigador Steve Farrar:

Al igual que hoy son valiosas mascotas, los perros claramente tuvieron un lugar importante en el Neolítico de Orkney, ya que fueron criados y entrenados como mascotas y guardias, y tal vez los granjeros los usaron para ayudar a cuidar las ovejas. Sin embargo, los restos descubiertos en Cuween Hill sugieren que los perros tenían un significado especial para los granjeros que vivían y usaban la tumba hace unos 4.500 años.

Tal vez eran su símbolo o tótem. Si bien anteriormente se han hecho reconstrucciones de personas de la era neolítica, no sabemos de ningún intento anterior de reconstruir un animal de forma forense a partir de este momento. Observar a este perro nos ayuda a relacionarnos mejor con las personas que cuidaron y veneraron a estos animales, personas cuyo ingenio y sofisticación hicieron de Orkney un lugar tan importante en el Neolítico y que nos han dejado hoy con un legado de monumentos tan rico.

En cuanto al perro, el cráneo fue uno de los 24 descubiertos cuando se excavó la cámara en Cuween Hill en 1901. Los investigadores explican que tenía el tamaño de “un gran collie” y características similares a las de un lobo gris europeo. También creen que podría revelar información acerca de las prácticas ceremoniales y el significado simbólico de los caninos en el Neolítico Tardío, así como la aparición de perros domésticos en el tercer milenio antes de Cristo.

Sea como fuere, la imagen de un perro que habitó el planeta hace cerca de 4.500 años no es tan diferente a la de ahora. De hecho, diríamos que es casi la misma. Nosotros, en cambio, no podemos decir lo mismo de nuestros antepasados. [BBC]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.