Safo de Lesbos, la poetisa que mantuvo relaciones lésbicas con sus pupilas

También conocida como “la décima musa”, por el epíteto que le otorgó el filósofo Platón, Safo de Mitilene fue una de las más influyentes personalidades de la poesía griega.

Safo de Mitilene daba clases en la isla de Lesbos, de donde surge el término «lesbiana» o «lesbianismo».-

¿Quién era Safo de Mitilene?

Safo nace en la isla de Eresos, Antigua Grecia, entre el 630 y 612 a. C. Cuando era aún muy joven, se traslada con su familia a Mitilene, capital de la isla. A partir del lugar donde culminaría su crianza sería conocida para la posteridad.

La poetisa venía de una familia acaudalada, por lo cual, tuvo la oportunidad de contar con una excelente educación. A diferencia de Atenas, la ciudad más influyente de Grecia, el resto de la nación poseía ideas muy adelantadas a su época con respecto a los derechos civiles, siendo por lo general, iguales entre hombres y mujeres.

Es por ello que Safo sería altamente criticada por la población ateniense, la cual, a pesar de sus aportes a la cultura universal, tachaba de ser muy conservadora en los aspectos relacionados a la inclusión de la mujer en roles concernientes a la política y al desarrollo de su educación.

Problemas con la política de la época

Fotografía del busto de Safo.-

Safo se mantuvo muy de cerca en la política que se gestaba a partir de la guerra entre Lesbos y Atenas. Incluso, hay textos en los que se sugiere que la poetisa pudo haber estado en medio de una conspiración para asesinar al tirano de Pítaco, gobernante de la época. Sin embargo, años más tarde, el político levantó los cargos impuestos a los distintos conspiradores acusados, y Safo pudo regresar a Lesbos, isla a la que sería asociada incluso después de su muerte.

Safo era una mujer joven y, a pesar de que años más tarde mantendría relaciones sexuales y amorosas con sus estudiantes femeninas, contrajo matrimonio con un mercader rico, con quien tuvo una hija de nombre Kleis.

La academia de Safo también era conocida como “la casa de las musas”.-

Desde sus nupcias hasta su estancia en Siracusala décima musa consolidó una vida intelectual que le permitió enriquecer aún más su conocimiento sobre la vida y las artes.

Al fallecer su marido, Safo dedicó su vida a la creación de una academia,donde enseñó a un gran número de jovencitas los saberes de las artes, la danza, la poesía, la literatura y la vida doméstica.

Safo, la poetisa que amó a las mujeres

‘Safo y Erinne’ (Solomon, 1880).-

Aunque el mundo de la poesía se vio influenciado altamente por un pensamiento masculinizado y patriarcalla obra de Safo sirvió de inspiración para autores que la sucedieron, como fue el caso de Teócrito y Catulo, así como un sinnúmero de generaciones venideras.

Extracto de un poema de Safo:

“Amor, que el pecho mío

continuamente agita,

es dulce y es impío,

y es más que una avecita volátil y ligero.

¡Ay! de su dardo fiero,

¿quién consiguió victoria?

Renueva, amada mía,

renueva la memoria de cuando Atis ardía,

tu dulce amor odiaba

y a Andrómeda estimaba”

Safo, la décima musa, fue amante tanto de hombres como de mujeres. Su obra poética está repleta de referencias hacia las relaciones lésbicas que mantuvo con sus alumnas, a quienes veneraba tanto por su belleza como por su intelecto.

Su obra más conocida es Oda a Afroditade quien se consideraba muy devota al ser esta la diosa del amor, la sexualidad y la fertilidad.

‘Oda a Afrodita’ de Safo de Mitilene.-

Por: Gabriela Herrera | @gavahema | Culturizando

Con información de: Cultura Colectiva Biografías y vidasNueva TribunaLa mente es maravillosa|

Con información de Culturizando

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.