Trump trató de controlar investigación sobre Rusia

El esperado reporte del fiscal especial Robert Mueller reveló el jueves que el presidente Donald Trump trató de controlar la investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 y despedir a Mueller para evitar que investigara una posible obstrucción de justicia de parte del mandatario.

El reporte de Mueller indicó varios episodios en los que Trump ordenó a subordinados que trataran de presionar o restringir la investigación sobre Rusia luego que el fiscal especial fue nombrado el 17 de mayo del 2017. Esos órdenes “fueron mayormente infructuosas, pero eso fue mayormente porque las personas allegadas al presidente rehusaron cumplir sus órdenes o llevar a cabo sus pedidos”, escribió Mueller.

Tras casi dos años, el informe expurgado ofrece cautivante información en dos volúmenes de 448 páginas.

En un momento especialmente dramático, Mueller reportó que Trump estuvo tan perturbado por el nombramiento del fiscal especial, que se recargó en su sofá y dijo: “Oh Dios mío. Esto es terrible. Este es el fin de mi presidencia. Estoy jo**do”.

En junio de ese año, dice el informe, Trump ordenó al abogado de la Casa Blanca Don McGahn que llamara al secretario de Justicia interino Rod Rosenstein, quien supervisaba la investigación, y le dijera que Mueller debía de ser apartado de su puesto porque supuestamente tenía conflictos de interés. McGahn se rehusó a hacerlo, optando por renunciar en vez de desatar lo que consideró una posible Masacre de Sábado por la Noche como los despidos ocurridos durante el escándalo Watergate.

Dos días después, el presidente trató de nuevo de alterar el curso de la investigación, reuniéndose con el exadministrador de su campaña Corey Lewandowski y dictándole un mensaje para que lo pasara al entonces secretario de Justicia Jeff Sessions. El mensaje era que Sessions diría públicamente que la investigación era “muy injusta” para el presidente y que Mueller debería de limitar su pesquisa a “la investigación sobre injerencia en la elección para futuros comicios”. Sessions no lo hizo.

El jueves, Trump festejó la divulgación del reporte, diciendo ante invitados de un evento no relacionado en la Casa Blanca que “su día transcurría muy bien, también. Fue no colusión, no obstrucción”. También reiteró su pedido de una pesquisa sobre el origen de la investigación, diciendo: “Tenemos que llegar al meollo de estas cosas, digo”.

El Departamento de Justicia divulgó en línea el jueves por la mañana una versión expurgada del informe, 90 minutos después de que el secretario de Justicia William Barr diera algunos detalles de los hallazgos.

La divulgación del informe representa el cierre de una larga investigación y al mismo tiempo el inicio de una nueva ronda de guerra partidaria.

Los demócratas criticaron a Barr por ser presuntamente parcial en su conferencia de prensa previa a la divulgación del informe, diciendo que él “sesgó el informe”, según dijo el líder de la bancada minoritaria del Senado Chuck Schumer. El presidente de la comisión judicial de la cámara baja, Jerrold Nadler, envió una carta pidiendo a Mueller que testificara ante su panel “a más tardar el 23 de mayo”. Barr dijo que no se opondría a esto.

Mueller evaluó 10 incidentes por posible obstrucción de la justicia, y concluyó que no podía determinar contundentemente que Trump hubiera incurrido en obstrucción penal. Estos episodios incluyen el despido del director del FBI James Comey por órdenes de Trump, la orden del presidente a sus subordinados de que despidieran a Mueller y los esfuerzos para alentar a los testigos a no cooperar.

Los abogados del presidente han dicho que Trump actuó dentro de sus poderes constitucionales, pero el equipo de Mueller consideró que los incidentes merecían una investigación penal.

En cuanto a la cuestión de si el equipo de campaña de Trump se había coludido con Rusia durante la campaña presidencial de 2016, Mueller escribió: “Aunque la investigación identificó numerosos vínculos entre personas con lazos con el gobierno ruso e individuos asociados con la campaña de Trump, las pruebas no fueron suficientes para sustentar cargos penales”.

Mueller dijo también que no había suficientes pruebas para acusar a ningún funcionario de la campaña de trabajar como agente extranjero no registrado de Rusia.

El informe incluyó un apéndice de 12 páginas con las respuestas escritas de Trump al fiscal especial. No incluyeron preguntas sobre posible obstrucción de justicia, como parte de un acuerdo con el equipo legal de Trump.

Trump le dijo a Mueller que “no recordaba” haberse enterado de antemano sobre la polémica reunión en la Trump Tower entre representantes de su campaña y una abogada rusa. También dijo que no recordaba haber recibido información sobre los correos electrónicos sobre los preparativos de la reunión, que prometían revelar información negativa sobre la campaña de Hillary Clinton.

En general, el presidente negó tener conocimiento de algún gobierno extranjero que quisiera ayudar a su campaña, incluido el gobierno ruso. Dijo que estaba al tanto de informes que indicaban que el presidente ruso Vladimir Putin había hecho “comentario halagadores” sobre él.

Trump dijo que su comentario durante un mitin político en 2016, cuando pidió a los hackers rusos que lo ayudaran a encontrar correos electrónicos borrados del servidor privado de Clinton fue hecho “en broma y sarcásticamente” y que no recordaba que le informaran durante la campaña sobre ningún tipo de injerencia rusa para infiltrar o piratear sistemas informáticos.

El equipo de Mueller escribió que las respuestas de Trump eran “insuficientes”, y consideró emitir una orden judicial para que Trump testificara, pero optaron por no hacerlo tras sopesar las probabilidades de un largo debate.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.