La industria iraní de los metales resiste a las nuevas sanciones de EEUU

Estados Unidos mantiene su política de “presión máxima” contra Irán, ahora con nuevas sanciones a la industria de los metales, aunque los responsables locales del sector aseguran que sus ingresos están menos expuestos que los del petróleo.

Las nuevas medidas fueron anunciadas en el marco de la escalada de tensión entre Teherán y Washington, coincidiendo con el primer aniversario de la retirada unilateral de Estados Unidos del acuerdo nuclear iraní de 2015.

La administración de Donald Trump restableció las sanciones económicas contra Irán, primero en noviembre, luego en agosto y de nuevo en abril, cuando puso fin a las derogaciones que todavía permitían a ocho países comprar petróleo iraní –la principal fuente de ingresos del país– sin exponerse a sanciones.

El 8 de mayo Irán anunció por su parte que dejaría de aplicar “algunos de sus compromisos” del acuerdo sobre su programa nuclear, sobre todo los que afectan a la limitación de sus reservas de agua pesada y de uranio enriquecido.

La Casa Blanca replicó con nuevas sanciones contra “los sectores iraníes del hierro, el acero, el aluminio y el cobre”, afirmando que estos representan la décima parte de los ingresos en divisas extranjeras de Irán y el 10% de sus exportaciones.

“Nada nuevo” para el sector minero, asegura sin embargo Mojtaba Fereyduni, un analista especialista del sector. “Siempre hemos estado bajo sanciones, a veces menos, a veces más”, dijo a la AFP.

“En agosto, las importaciones de materias primeras y sus intercambios de productos siderúrgicos quedaron bloqueados (…) y, a pesar de todo, las exportaciones [anuales] aumentaron”, indica el analista.

Las cifras oficiales muestran que durante el ejercicio entre marzo 2018 y marzo 2019, las exportaciones del sector minero aumentaron más del 20% en relación a los 12 meses anteriores y alcanzaron 6.200 millones de dólares.

El acero representa el 67% de las exportaciones, el cobre 15% y el aluminio 3%.

En comparación, las exportaciones de petróleo iraní representaron 30.000 millones de dólares en el mismo periodo, según la ley sobre el presupuesto elaborada por el parlamento.

– Situación “gestionable” –

Contrariamente al petróleo, el comercio de metales iraníes está relativamente descentralizado y depende mayoritariamente de contratos con pequeñas y medianas empresas (PME) extranjeras, lo que limita su exposición a las sanciones.

“Estados Unidos no puede detener completamente nuestras exportaciones. Varios países, incluyendo los que no tienen relaciones particulares con los estadounidenses, están de acuerdo para colaborar”, afirma Fereyduni.

“Nuestros principales socios en exportaciones son nuestros vecinos, Irak, Afganistán y más recientemente Siria y Omán”, añade.

“Las principales consecuencias de las sanciones podrían ser el aumento de los costes de transporte marítimo, la caída del poder de negociación de los exportadores y un aumento de la demanda de descuentos en las compras de acero y cobre”, escribe por su parte Amir Sabbagh, un responsable de Imidro, una compañía estatal, en su canal de Telegram.

El aumento de los costes sería “gestionable” para los exportadores porque sus márgenes aumentaron el año pasado gracias a la devaluación del rial iraní, que perdió más del 57% de su valor frente al dólar en el mercado libre en el mismo periodo, lo que convierte las exportaciones en muy lucrativas.

Según el economista Ehsan Soltani, de Teherán, las exportaciones de metales son menos sensibles a las sanciones porque los ingresos en divisas extranjeras que generan pocas veces vuelven a Irán.

“Los fabricantes de acero afirman [que estos ingresos] están guardados en el exterior para permitir la importación de materias primas y no pueden de todas formas ser repatriados a causa de las sanciones estadounidenses en el sistema bancario” del país, afirmo a la AFP Soltani.

Solo una tercera parte de los 40 millones de dólares que generan las exportaciones de productos no petroleros volvieron al sistema económico iraní en el último ejercicio, según un consejero económico, citado por la agencia semi-oficial Isna.

El sector minero iraní crea además miles de empleos, que podrían verse amenazados por las sanciones. Según Soltani, la industria minera emplea directamente a 200.000 personas y otras miles en sectores derivados.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.