Qué es el Estatuto de Bloqueo de la UE y cómo podría plantar cara a la ley Helms-Burton

Cuando el expresidente de EEUU, Bill Clinton, firmó en 1996 la ley Helms-Burton para evitar la entrada de capital en Cuba desde Europa y Canadá, Washington accedió a suspender el Título III de la legislación a cambio de que los países europeos trabajaran por la recuperación de los derechos humanos y la democracia en la isla.

Desde entonces, cada presidente de EEUU ha prorrogado este artículo de manera sistemática, hasta que este 2 de mayo la administración de Donald Trump aprobó su activación, tras un largo período de amenazas.

En varias ocasiones EEUU anunció que podría activar dicho artículo, lo que obligó a la Unión Europea a presentar una demanda ante la Organización Mundial de Comercio, que posteriormente retiró.

No obstante, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, advirtió en un comunicado que “recurrirá a todas las medidas adecuadas para abordar las consecuencias de la aplicación de la ley Helms-Burton, incluidos sus derechos en la OMC y el uso del estatuto de bloqueo de la UE”.

Con anterioridad, la Cámara de Comercio de España había reclamado la activación del artículo 6 del Estatuto de Bloqueo de la UE si finalmente se producía el endurecimiento del embargo a Cuba.

El estatuto de bloqueo permite a los operadores de la Unión Europea reclamar compensación por daños y perjuicios como consecuencia de las sanciones extraterritoriales de los Estados Unidos a las personas que ocasionen tales daños y anula el efecto en la UE de las resoluciones extranjeras basadas en ellas.   

Asimismo, prohíbe a las personas de la UE cumplir esas sanciones, salvo si la Comisión las autoriza excepcionalmente a hacerlo en caso de que su incumplimiento vaya gravemente en detrimento de los intereses de dichas personas o de los intereses de la Unión.

El Estatuto de Bloqueo de la UE se introdujo originalmente en 1996 para “contrarrestar” las sanciones impuestas por Estados Unidos a Cuba, Irán y Libia. En agosto de 2018, la UE promulgó una actualización de dicho estatuto en respuesta a las sanciones de EEUU a Irán.

Según el ministerio de Asuntos Extranjeros de la UE, España es el principal inversor europeo en la isla, en una amplia gama de sectores. Las dos empresas españolas más afectadas por el Título III de la ley Helms-Burton serían las hoteleras Meliá e Iberostar.

Melia tiene 32 hoteles operativos en el archipiélago, siete en construcción y unas 15.000 habitaciones, mientras que Iberostar tiene 21 hoteles y 6.300 habitaciones, de acuerdo con el portal Cinco Días del diario El País.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.